‘Cuéntame’ se despide así de Antonio Alcántara y los aplausos a Imanol Arias no cesan

TVE ha emitido este miércoles el quinto capítulo de la temporada final de 'Cuéntame' dedicado a Antonio, el patriarca de los Alcántara.

Antonio Alcántara en 'Cuéntame'.
Antonio Alcántara en 'Cuéntame'. | TVE

Ya no queda nada. El viaje hacia el final de ‘Cuéntame cómo pasó’ está a punto de llegar a la meta. Solo quedan dos capítulos para decir adiós a la serie más longeva de nuestra televisión. Si el pasado capítulo nos dio una lección de por qué ‘Cuéntame’ es la mejor serie de la televisión, el episodio de este miércoles dedicado a Antonio Alcántara lo ha vuelto a demostrar.

Ha sido un capítulo con muchos guiños a los orígenes de ‘Cuéntame’ y es que no hay nadie que represente más lo que significa esta serie que Antonio Alcántara. La voz de Carlos adulto (Carlos Hipólito) lo retrata a la perfección al comienzo del episodio. «Como Quijote que es Antonio tiene a su Dulcinea, mi madre. Y aun siendo machista, presumido, prepotente y mandamás no hay un amor más grande que el que café a café a lo largo de los años se han bebido los dos. Como padre es un regalo, autoritario, controlador, invasivo, machacón, aunque en honor a la verdad ni se lo hemos puesto fácil ni le hemos devuelto la mitad de lo que nos ha dado», destacaba Carlos.

Con la Nochevieja de 1999 de telón de fondo y el temido «Efecto 2000» a las puertas, Antonio Alcántara sufre en este capítulo de ‘Cuéntame’ vive su propio desmoronamiento caminando de nuevo al borde del precipicio como tantas otras veces. Y una vez más es su Milano, Mercedes quien le saca de ese abismo y consigue que Antonio, el «parriba» siga siendo él mismo con sus más y sus menos.

Antonio Alcántara siempre se ha sentido un segundón. El propio Antonio lo ha repetido en varias ocasiones en este capítulo al decir que se siente el Marqués de Griñón sin ser marqués y sin ser griñón. Todo ocurre cuando el personaje interpretado a la perfección por Imanol Arias recibe una llamada de Paquita diciéndole que las cosas en la bodega no andan bien. Es entonces cuando Antonio no lo duda y pone rumbo a Sagrillas. Lo hace acompañado de su nieta Sol, cada vez más mayor, con bastante reticencias por parte de sus padres. Y no es para menos después de lo que allí sucede.

Mientras Antonio trata de arreglar los problemas de la bodega y tras discutir con el encargado de la misma, Sol huye corriendo al asustarse tras ver a su abuelo completamente fuera de sí. El «parriba» sufre un lapsus y se olvida de su nieta. Cuando se da cuenta de que la ha perdido la busca durante horas. Y aunque trata de hacer como que no ha pasado nada con su mujer, finalmente Mercedes, Toni y Déborah se enteran de que Sol se ha perdido y se presentan en Sagrillas.

Es ahí cuando Antonio Alcántara se hunde y decide deshacerse de lo que más feliz le ha hecho siempre: el vino, la tierra y la bodega. «La tierra no me ha dado sino disgustos«, le confiesa a su sobrina Paquita. «Me estoy apagando como los ordenadores«, termina diciendo Antonio en un discurso en el que parece tirar la toalla y que termina con una promesa de venderle la bodega a su mayor enemigo después de Mauro, Somoza.

La exquisita escena de Imanol Arias y Ana Duato en ‘Cuéntame’

Pero Mercedes no está dispuesta a que su marido malvenda la bodega y tire por tierra todo lo perseguido en estos años. «Estoy viejo Merche», le dice Antonio. «Eso no te lo voy a permitir. No quiero un viejo en mi casa, no quiero un viejo en mi cama. No quiero un marido que me ayude a sacar la basura gracias», le asegura ella. «Estoy muy cansado Merche», insiste Antonio. «No me puedes dejar sola en este trozo del camino», le pide Mercedes a su marido en ‘Cuéntame’.

«¿Sabes lo que me ha dicho mi madre hoy en la tienda? Que se quiere poner un vestido nuevo. Así quiero llegar yo a los 100 años con la ilusión de estrenar un vestido. No quiero nada viejo en mi casa», termina diciéndole Mercedes tratando de abrirle los ojos a Antonio en una escena exquisita de ‘Cuéntame’ en la que Imanol Arias y Ana Duato vuelven a demostrar lo actorazos que son.

Y aunque parece que él no está dispuesto a bajarse de la burra, una vez más el patriarca saca su garra y decide enfrentarse a Somoza y lucha por conseguir renovarse el carnet de conducir. Así, finalmente, los Alcántara celebran la Nochevieja de 1999 en el Bistrot con todo el barrio y dan la bienvenida al año 2000. Antonio Alcántara lo hace volviendo a su esencia: mirando al cielo mientras pasa un avión. Ese momento que llevó a que todos en Sagrillas le conocieran como el «parriba».

Grandes aplausos al capítulo dedicado a Antonio

Una semana más, ‘Cuéntame cómo pasó’ se ha llevado un sinfín de aplausos en redes sociales. Son muchos los que se han mostrado encantados con el episodio dedicado a Antonio Alcántara. Así, las alabanzas hacia Imanol Arias tampoco cesan.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

Iñaki López e Imanol Arias
María Galiana en 'Espejo Público'