‘Una vida menos en Canarias’: la irregular comedia de detectives de Atresmedia que va de menos a más

Atresplayer ya tiene su nueva serie para este inicio de 2024: 'Una vida menos en Canarias', que desembarca en la plataforma de Atresmedia este domingo, 28 de enero.

Una vida menos en Canarias
Natalia Verbeke y Ginés García-Millán, protagonistas de 'Una vida menos en Canarias'.

Atresmedia tiene por delante este 2024 más de veinte series diferentes con las que tratar de dominar el mercado audiovisual español. Muchas de ellas, además, llegarán en abierto también, emitidas por Antena 3. Una estrategia que llevan siguiendo desde el grupo desde hace unos años, mostrando la serie primero en su plataforma de streaming, Atresplayer Premium, y después en prime time en su canal de televisión. Y es precisamente lo que van a hacer con una de sus nuevas producciones, ‘Una vida menos en Canarias’, que se estrena este 28 de enero.

Protagonizada por Natalia Verbeke y Ginés García Millán, la serie es un procedimental al uso, que tiene un toque añejo, de ese tipo de series que se hacían a finales de los 90 o comienzos de los 2000. Porque todo suena a ya visto, e incluso en algunos momentos, a pobre (quizá tenga que ver con el tipo de iluminación o la dirección bastante anodina). Los dos protagonistas, sus diálogos y escenas juntos, sustentan la trama. Pero, ¿basta para hacer que la serie sea interesante?

La serie está compuesta por 5 episodios de 50 minutos de duración cada uno. Y el reparto lo completan Paco Marín, Sergio Momo, Silvia Naval, Mari Carmen Sánchez, Luna Zuazu, Dariam Coco, Maria Garralón, Elisa Matilla, Thais Blume y Elena Ballesteros. Podemos ver paralelismos con ‘Laura y sus misterios‘. Al menos con sus dos telefilmes más recientes para TVE. Y pasa exactamente lo mismo que con la serie de María Pujalte. Todos parecen incómodos y nerviosos en el primer episodio, para conectar mucho mejor a partir del segundo.

¿De qué va ‘Una vida menos en Canarias’?

Una vida menos en Canarias
Natalia Verbeke y Ginés García-Millán, protagonistas de ‘Una vida menos en Canarias’.

Luis Lacasa, prestigioso inspector de homicidios en Madrid, se ve forzado a aceptar un traslado a las islas Canarias y adaptarse a todo lo que detesta: el calor, la arena y los turistas, pero sobre todo a Naira, una carismática inspectora, amante de su tierra con la que, a pesar de sus diferencias y rivalidades formara un buen equipo y al mismo tiempo, una complicidad que cuestionara sus férreas convicciones.

Un arranque torpe

‘Una vida menos en Canarias’ empieza como cualquier otro procedimental de investigación: con una muerte. En este caso, un hombre que irrumpe en una celebración y se lanza al vacío desde un precipicio. El caso lo toman dos inspectores de homicidios, totalmente opuestos, como manda la regla en este tipo de series. Por un lado tenemos a Luis Lacasa, que viene desde Madrid. Y, por el otro, a Naira, una enamorada de su tierra, y que es todo lo contrario al inspector de Madrid. Este utilizará técnicas extravagantes para ir sabiendo más de la muerte, que rápidamente se torna en un caso de asesinato.

Visualmente, narrativamente y sí, también interpretativamente, ‘Una vida menos en Canarias’ va, irónicamente, de menos a más. Todo comienza de una forma bastante torpe y, por qué no decirlo, como si la serie fuera consciente de ser un producto de baja calidad. Tanto Natalia Verbeke como Ginés García Millán están algo perdidos, y no saben muy bien hacia dónde tirar. Lanzan los diálogos como si los estuvieran leyendo frente a ellos, y su química destaca por su ausencia. Quizá tenga que ver también el aspecto visual, con muy poco cuidad en ciertas escenas, y que le hace parecer más un filme de media tarde que una serie con ganas de crecer.

Ginés García Millán y Natalia Verbeke, dos inspectores totalmente opuestos. /ATRESMEDIA

El segundo episodio (de lo tres que hemos podido ver), va sentando mejor las bases, aunque el misterio es menos interesante. Porque parece ser que la serie se lo guardaba todo para el tercer episodio, de lejos el mejor de la serie, y en el que todo el mundo parece sentirse mucho más cómodo. Los chistes funcionan, Canarias sale preciosa y la pareja de protagonistas parece entenderse mucho mejor. Es una lástima que no empiece la serie con la misma fuerza, pero si aguantamos los dos primeros episodios, nos encontramos con una serie muy entretenida y divertida.

La pareja protagonista, lo mejor de la serie

«Ojalá ser imbécil fuera delito». Luis Lacasa es el mejor personaje. Intrigante, quisquilloso y que suelta lo que piensa sin pedir perdón. Salido directamente de la factoría de Sherlocks, Sheldons y demás, Ginés García Millán le pilla el tono hacia la mitad del segundo episodio, para desatarse en el tercero. Se le ve cómodo, disfrutando y su juego del asesino es de lo más divertido del episodio.

El inspector Lacasa, desatado. / ATRESMEDIA

Lo mismo pasa con Natalia Verbeke. Siempre ha sido una actriz que cumple con creces en cada proyecto en el que se embarca. Y en este tampoco se queda atrás aunque, al igual que la serie, tarda en tomarle la medida a su Naira. Cuando lo hace, las cosas funcionan. Sobre todo su dinámica con el inspector Lacasa. Verbeke ya se ha visto en otras situaciones similares, como en la célebre ‘Doctor Mateo‘. En ese caso, era un doctor con Síndrome de Asperger, brillantemente interpretado por Gonzalo De Castro. Ahora le ha tocado un inspector que se cree mucho más inteligente que cualquiera (y generalmente lo demuestra), pero al que Naira tiene que ponerle los pies en la tierra muchas veces.

Esa dinámica entre ambos es lo que salva ‘Una vida menos en Canarias’. La serie no se pierde en tramas secundarias que entorpecen a la historia. Sí, cada personaje tiene su trasfondo, pero es introducido en cada episodio de forma bastante dinámica, por lo que no se hace pesado. Sí, le falta frescura al conjunto, y hay veces que da la impresión de ser una serie fuera de tiempo. Hace diez años, habría funcionado a la perfección como una serie de prime time en Antena 3. Ahora quizá se les presupone a las series de la plataforma algo más, un plus que aquí, por ahora, no está presente. Pero para lo que quiere contarnos, puede que ni siquiera haga falta. Porque verlos a ellos dos dilucidar quién es el asesino ya es suficiente para que compremos la entrada.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

Sonsoles Ónega en 'Y ahora Sonsoles'.
TVE y Atresmedia brillan con la promo de sus apuestas frente a Mediaset, anclada en la cutrez