Actualidad

Miguel Lago se refiere en estos inapelables términos a Pablo Motos en plena polémica

Miguel Lago visitó la Cadena SER para hablar de la depresión que vivió a raíz de su paso por ‘Todo es mentira’ y dio la cara por Pablo Motos.

Miguel Lago triunfa a día de hoy en los escenarios y en televisión como colaborador de ‘Y ahora Sonsoles’ y ‘El Hormiguero’. Sin embargo, el cómico confesaba hace poco la depresión que sufrió a raíz de su trabajo en ‘Todo es mentira’. Un tema del que ha vuelto a hablar en su visita a ‘Profunda mente’ de la Cadena SER el pasado jueves.

Miguel Lago visitó el programa de Carles Francino para debatir sobre la depresión junto a otros rostros como el deportista Gervasio Deferr o la cantante Bely Basarte. Durante la entrevista, Lago comentó lo duro que fue para él soportar los comentarios en redes sociales por su colaboración en ‘Todo es mentira’ y como Pablo Motos le ayudó mucho a salir del pozo.

Así, Miguel Lago empezó confesando cuál fue el motivo que le llevó a vivir una depresión. «Las redes sociales me hicieron confundir la realidad», expresaba. «Lo mío es una suma que viene de la pandemia, el confinamiento al dedicarme al teatro fue un desastre. Y la televisión se convierte en un lugar puramente de conflicto porque la sociedad se polariza. ‘Todo es mentira’ es de corte político entonces según el tema que trataras, yo de 4 a 5 me convertía en un rojo de mierda y de 5 a 6 era un puto facha. Todo eso todos los días durante un año y medio sumado a mis circunstancias personales como un proceso de adopción que ha terminado con nuestro hijo en nuestros brazos, que estuvo a punto de frustrarse y eso fue muy difícil», explicaba.

Por todo ello, en febrero de este año, Miguel Lago decidía apartarse de la televisión y de ‘Todo es mentira’. «La psicóloga no me quitó de mi función. Pero es que mi función, el escenario era absolutamente curativo. Era una isla donde no hay depresión. A mi el primer mes me tuvieron que llevar al teatro porque cuando no estás bien, yo no me sentía bien por la calle. Yo me sentía bien en mi casa. A mi la gente siempre me ha tratado con mucho amor pero me visitaban muchos fantasmas», aseveraba el humorista.

En este sentido, Miguel Lago tiene claro que lo que le hizo hundirse fueron los comentarios que recibía a diario por su trabajo en el programa de Risto Mejide. «La presión del odio que hay hacia ciertos personajes televisivos sumado al resto es un cóctel. Yo entiendo que soy feliz haciendo The Hole, y en el teatro, pero en televisión era un volquete de odio dentro de un caldero de mierda», declara sin pudor dejando claro que con el equipo del programa de Cuatro y La fábrica de la tele nunca tuvo ningún problema.

Al preguntarle por cómo detectó que tenía un problema, Miguel Lago ha sido muy claro. «Yo soy muy niñero y llegaba a casa y les reñía a mis hijos de maneras que yo no riño, tampoco hacía bromas. Y todo lo veía mal. Todo era una cadena de pensamientos de no soy feliz, me van a echar de aquí, no van a abrir el teatro, me van a quitar la casa, me va a venir un cáncer y me voy a morir. Era una cadena permanente de negatividad. Yo he tenido más ataques de pánico que de ansiedad», relataba el humorista. Además recalcaba que tanto su mujer como su hija de 14 años le ayudaron a darse cuenta de que estaba mal.

El gran papel que jugó Pablo Motos

Y por eso se puso en manos de una psicóloga y hace terapia. A día de hoy confiesa que «estoy en el momento más feliz de mi vida». Y buena parte de la culpa de eso la tiene Pablo Motos tal y como Miguel Lago declara en el programa de Carles Francino.

De este modo, Miguel Lago aprovecha que ahora Pablo Motos ha sido señalado y cuestionado por su machismo tras la campaña del Ministerio de Igualdad, para dar la cara por él y explicar lo mucho que le ayudó. «Yo me voy de la tele en febrero y yo tengo una conversación en abril con Pablo Motos. ¿Puedo hablar bien de Pablo Motos?«, empezaba diciéndole a Francino con cierta ironía al aludir a la polémica en la que se ha visto envuelta el presentador.

«Yo merendé con Pablo Motos y ni siquiera existía la posibilidad de yo incorporarme a El Hormiguero’. Pero fue una conversación que a mi me ayudó profundamente. Yo ya le dije cuando me despedí de él en junio si vuelvo al programa volveré y sino te lo agradeceré siempre. Porque me contó sus momentos de flaqueza y cómo se vencía al miedo. Y me miró a los ojos de una manera tan generosa y me acogió de una manera tan increíble que forma parte de la curación«, concluía Lago.

Share:

1 comment

  1. julian 5 diciembre, 2022 at 12:16 Responder

    Que tendrá que ver la velocidad con el tocino… Motos puede ser comprensivo y generoso, incluso empático, con algunas personas como Lago, y seguir siendo un machista baboso con las mujeres.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *