ActualidadRealitys y programas

Kiko Matamoros desaparece de ‘Sálvame’ sin previo aviso y esta es la explicación de peso

Después de que Kiko Matamoros desapareciera del plató de ‘Sálvame’, Kiko Hernández ha explicado el motivo de su ausencia.

Este jueves, 10 de febrero, los espectadores de ‘Sálvame’ se han sorprendido ante la inesperada desaparición del plató de Kiko Matamoros. El colaborador se ausentaba repentinamente dejando vacía su silla. El motivo ha sido un doloroso problema de salud que su compañero Kiko Hernández se ha encargado de explicar.

«Kiko Matamoros no ha podido desfilar porque ha sufrido un pinzamiento y se ha tenido que ir antes a casa», contaba Hernández, quien tomaba el relevo como presentador de Jorge Javier Vázquez, ya que éste tenía que ir al teatro a representar la función ‘Desmontando a Séneca’.

El colaborador ha estado disimulando durante toda la tarde las molestias que estaba sufriendo, pero ya no ha aguantado más. De esta forma, el padre de Laura Matamoros se ha quedado sin participar en el desfile que ‘Sálvame’ ha organizado para promocionar el estreno inminente en Telecinco de ‘Pasión de gavilanes’. Los colaboradores tenían que desfilar al ritmo de la mítica cabecera de la serie. Sin embargo, a consecuencia del pinzamiento, Kiko no lo ha podido hacer.

No obstante, su compañero ha querido quitar hierro al asunto, e incluso ha bromeado con la situación, diciendo que todo lo había ‘montado’ para no bailar sobre la pasarela que habían instalado en el plató. Aunque después ha reconocido que le han tenido que «atender los servicios médicos» de Telecinco ante los primeros dolores.

Kiko reacciona a la mudanza de su hija Anita: «Esa casa está embargada»

Lo cierto es que no ha sido una tarde fácil para Kiko Matamoros, quien ha comentado la reciente mudanza de su hija Anita, con la que no tiene ningún tipo de relación. La joven se ha instalado en Majadahonda, en la casa donde creció de niña y que perteneció a sus padres, Kiko y Makoke. Según ha explicado el colaborador, «esa casa ahora mismo no sé en cuánto estará. El caso es que esa casa está embargada por Hacienda pero como hay un contencioso judicial que lo ha recurrido mi ex, pues hasta que no haya una sentencia firme no saldrá a subasta pública. Esa casa se estaba alquilando y con eso se pagaba la hipoteca, de la que deben de quedar menos de 100.000 euros por pagar».

No obstante, reconoce que no le importa en absoluto que su hija pequeña disfrute de la casa. Aunque asegura que también le gustaría que el resto de sus hijos disfrutasen de ese patrimonio.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *