Roberto Leal conmociona al hablar así de su padre: «La vida no ha sido buena con él»

El presentador lamenta que su padre no pudiera verle dar las Campanadas dado su mal estado de salud

Roberto Leal se emociona en 'Joaquín, el novato'.
Roberto Leal se emociona en 'Joaquín, el novato'. | Atresmedia

Roberto Leal concedía este jueves una entrevista de lo más sincera a Joaquín Sánchez en ‘Joaquín, el novato‘. El presentador de ‘Pasapalabra’ se emocionaba al hablar de la relación con su padre y de lo mucho que lo echa de menos. Es más, cuenta cómo le habla siempre de él a su hija para que esté orgullosa de su abuelo.

El presentador comenzaba hablando de su padre como un hombre peculiar: «Mi padre era un hombre muy especial porque mi padre era albañil, trabajaba mucho fuera, él se iba muy temprano y llegaba tarde y cuando llegaba él cenaba antes que nadie porque quería cenar ya para acostarse pronto».

Sin embargo, Roberto Leal encontró en el trabajo la forma de conectar más con su padre: «Precisamente de esa personalidad que tenía tan potente, yo tenía una relación también muy cercana con él porque yo mis primeros trabajos fueron con él. Yo empecé a hacer chapuzas y la facultad me la pagué gracias a la albañilería y el carnet del coche. Él me iba pagando el sueldo y era un tío con un sentido del humor de estos que no los ves venir que a priori te puede parecer serio, pero luego tenía mucha retranca».

Aun así, su padre nunca fue un hombre de muchas palabras. De hecho, Roberto Leal le contaba una anécdota a Joaquín que lo ejemplificaba a la perfección: «Yo había roto con mi primera novia. Estaba picando una pared con él y me vio llorando. Me dijo: ‘Robe… Hay muchas mujeres, ¿eh?’ Me lo dijo así, muy serio. Me quedé callado, esperando a que me diese un discursito sobre el amor. Pues, no, ahí se quedó, tío».

Tras esto, Roberto Leal pasaba a relatar lo mucho que le afectó su muerte: «Era un tío peculiar, lo queríamos mucho. Se puso malito muy pronto. La vida no ha sido buena con él, se fue joven, con 65 años«. El presentador no se cortaba a la hora de explicar a los espectadores lo que le sucedió a su padre: «Él era diabético, tenía una diabetes de esas malas. Nuestros padres son así, gente de trabajar, trabajar, y no mirarse las cosas. Empezó a tener esto con 30 años, pero hasta los 40 y tantos no se puso insulina. Le fue afectando de alguna forma».

«Un día, con 52 años, le dio un infarto. Yo pensé que no pasaba de ahí. Tuve la suerte de que me cogió en mi casa, porque yo estaba con ‘España directo’ y los viernes me iba a mi casa. Lo que es la vida, parece que estaba esperándolo. Si no, le hubiera cogido solo, con mi madre», recordaba emocionado Roberto Leal: «Tuvieron que operarle a corazón abierto, ahí vieron que no estaba bien. Poquito a poco se fue apagando, tenía dificultad para moverse…».

Finalmente, su padre acabó falleciendo: «Falleció cuatro días antes de las Campanadas. El año anterior también las di, pero se acostó antes, no estaba bien. No estaba para fiestas. Me daba pena». Pese a ello, Roberto Leal no piensa dejar que se borre su recuerdo, motivo por el que le habla a su hija todos los días del que fue su abuelo.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

Roberto Leal y Susanna Griso
Óscar Díaz y Roberto Leal