Santi Millán vuelve con ‘Adivina qué hago’: «Me supo mal la marcha de Edurne en ‘Got Talent'»

Entrevista a Santi Millán sobre el estreno de 'Adivina qué hago' en Telecinco y sobre su rivalidad con 'La Voz Kids' en la noche de este sábado.

Santi Millán en 'Adivina qué hago'.
Santi Millán en 'Adivina qué hago'. | Mediaset

Tras la gran final de ‘Bailando con las estrellas’ la semana pasada, Telecinco apuesta este sábado por la nueva etapa de ‘Adivina qué hago’, el concurso que presentó Santi Millán durante dos ediciones en Cuatro y que ahora da el salto a la cadena principal de Mediaset con algunas novedades.

El presentador y actor se muestra feliz con este regreso de un formato creado en España y que está teniendo un gran éxito internacional. En la primera entrega de ‘Adivina qué hago’, Santi contará con dos invitados de excepción a los que conoce a la perfección: Dani Martínez y Flo, que tratarán de ayudar a dos concursantes anónimos para adivinar el talento de diez invitados.

En El Televisero hemos podido hablar con Santi Millán sobre el regreso de ‘Adivina qué hago’ y le preguntaos si él tiene algún talento desconocido. Pero además hablaos con él sobre la salida de Edurne de ‘Got Talent’ tras nueve ediciones y sobre qué formatos le gustaría presentar en esta nueva etapa de Mediaset.

¿Qué nos vamos a encontrar en el nuevo ‘Adivina qué hago’?

Es un concurso donde la intuición puede tener premio, donde jugamos con los prejuicios, con las primeras impresiones y con la intuición. Hay diez personas y diez talentos que desconocen cuáles son, y tienes que relacionarlos.

¿Tenías la esperanza de que el programa volviera tras su anterior etapa?

La verdad es que nosotros estamos muy contentos e ilusionados con este formato, porque lo desarrolló Fremantle España y, después, se ha vendido en muchos países como Estados Unidos. A nosotros nos pilló una época complicada, con la pandemia y demás. Creo que está muy bien retomarlo con energías renovadas, dándole un plus a los números, que están a una altura espectacular, son maravillosos. Ya solo por los números merece la pena ver el programa.

¿Qué ha cambiado de la primera etapa que tuvo en Cuatro a esta nueva versión que llega a Telecinco?

La esencia del programa es la misma, que es descubrir el talento oculto de los personajes que vienen. Pero ha cambiado el dinamismo, ha cambiado el decorado y han cambiado los números, que están mucho mejor vestidos. Y por supuesto la cadena, claro.

¿Tu también juegas a adivinar los talentos de los invitados o los conoces de antemano?

A mí me gustaría no saberlo, pero por la dinámica del programa tengo que saberlo. Quieras o no, cuando ves que el concursante no dice lo correcto, por dentro estás rabiando y lo pasas fatal. Me gustaría jugar con ellos pero no puede ser.

¿Has desarrollado alguna habilidad para descubrir qué tipo de talento tiene la gente que te encuentras por la calle?

Sí. Creo que eso en ‘Got Talent’ ayuda mucho porque vas viendo mucha gente y ves patrones que se repiten. Aunque en este programa jugamos mucho al engaño.

¿Qué talentos ocultos le han sorprendido más?

Siempre son sorprendentes, sobre todo porque hay muchos perfiles. Es lo que decimos de los prejuicios, de las ideas preconcebidas que tenemos, perfiles que nunca te podrías imaginar que hacen. Por ejemplo, un político, que lo ves como una persona racional, pragmática. Y de repente, te sorprende. Está muy bien porque es gente que conoces por su profesión o por su talento más reconocible y el hecho de que te sorprendan haciendo otro tipo de cosas y además haciéndolas de forma muy brillante es gratificante. Pero también me da un poco de rabia porque ¿qué pasa aquí? Todo el mundo sabe hacer de todo. ¡Ya está bien!

En tu caso, ¿Qué talento jamás pensaríamos que tienes?

Es que de mí se ha visto todo ya… Y además de verdad (risas). Tengo poco que esconder.

¿Y hay algún talento que te gustaría tener o probar?

Mi pasión hubiera sido cantar.

¿Y qué pasó para que no lo hayas hecho?

Que no tengo voz. Dios dijo ya está bien. El tío es guapo, inteligente, gracioso, divertido.

¿Alguna vez has ido a clases de canto o has hecho alguna prueba?

Sí, sí. Si metes mi nombre en Spotify salen canciones mías. No es que sea compositor, pero cantaba. Tengo un dúo con David Summers, de Hombres G, grabado en estudio, y con eso te lo digo todo. Y con Estopa también grabé una canción, ‘Pacto entre caballeros’, para una gala benéfica y la cantamos juntos en directo. Eso sí que tiene valor.

‘Adivina qué hago’ es un programa que nació en España y ha tenido gran éxito internacional. ¿Has visto alguna de las versiones que se han hecho?

Por supuesto. Lo he visto para decir ‘qué lástima de presentador’. Bromas aparte, la verdad es que lo hacen muy bien.

El concurso llega a la noche de los sábados para tomar el relevo de ‘Bailando con las estrellas’ y competir contra ‘Tu cara me suena’. ¿Cómo vives la presión por las audiencias?

Quien más lo sufre es la cadena claramente, y nosotros al final también. Es como abrir una tienda y que no te importe que la gente venga a comprar. Nos preocupa, pero intentamos centrar y ocuparnos en las cosas que podemos controlar. Con las que no podemos controlar ya veremos lo que pasa. Preocuparte por algo en lo que tu no puedes hacer nada es una tontería. Nosotros intentamos hacer el mejor producto que podamos, que yo creo que eso lo hemos conseguido, porque estoy muy orgulloso y contento del programa. Intentamos que la gente sepa que se va a hacer, y en eso os ayudáis vosotros. Espero que el que decida verlo se lo pase bien y tenga ganas de repetir.

¿Recuerdas alguna anécdota divertida durante la grabación?

En el primer programa vinieron Dani Martínez y Flo, que aparte de grandes cómicos y profesionales, son buenos amigos. Las cantidades de dinero en el programa están escondidas en unas bolas, que los concursantes eligen antes de saber la cantidad, que van desde 6.000 a 500 euros. Y Dani acertaba las cantidades antes de abrirlas. Le dije: ‘Dani, para de hacer esta mierda porque la gente se va a pensar que está amañado’ (risas). El tío tiene mucha intuición y mucha vista. Luego, ha habido concursantes muy valientes, porque van acumulando dinero y después en el talento final tienen la posibilidad de doblar. Salen cuatro personajes y entre esos tienen que asignar el último talento a uno. Es complicado y te juegas mucho dinero: puedes dividir las cantidades entre los concursantes, para asegurarte de que vas a pillar algo, o te juegas todo lo recaudado: y ahí o te lo llevas o te vas… Porque aquí no tenemos ni un juego de mesa que regalar, ni una taza.

¿Te da pena ver que hay gente que se va sin nada?

Da mucha pena, claro. Estás con los concursantes a muerte y quieres que se lleven el dinero. Me imagino que los de producción tienen una visión diferente. Mi sueldo no depende de lo que se lleven ellos, así que quiero que se lleven lo máximo.

¿Hay algún invitado a ‘Adivina qué hago’ que se te haya resistido?

No, porque no soy yo quien les llama. Yo propongo cosas porque tenemos buena comunicación entre los equipos y nos comentamos y nos decimos. Hombre, estoy encantado de que venga cualquiera con ganas de jugar y de pasárselo bien. Y de lo que estoy más contento es de que ya sabes que al final los invitados vienen por amistad, a veces con pereza, pero luego se lo pasan de puta madre. Y eso que no es un programa fácil de grabar porque tiene actuaciones y demás, pero todos se van habiendo pasado una buena experiencia, y eso es fantástico. Y otra buena señal es que durante la grabación veías al equipo enganchado a los monitores diciendo: “No, que no, que no lanza cuchillos, hombre”, y eso es buena señal. Si miras el programa, te enganchas.

¿Y ha habido alguien de tu entorno o alguien que se te haya acercado para decirte ‘llévame’?

Sí. Y me pasa mucho que mucha gente me aborda por la calle y me dice: “Voy a ir a ‘Got Talent’”, y le digo: ‘Ah, muy bien, ¿y que haces?’, y me contestan: ‘¿Yo? Nada’. Y les digo: “¡Pues eres el perfil perfecto para venir, cuando quieras estás invitado!” (risas). Hay gente con mucho valor y mucha inconciencia.

‘Got Talent’ en un programa que gusta mucho a los niños. ¿Has notado que se te acercan más ahora gracias al talent?

Sí. ‘Got Talent’ y ‘Adivina qué hago’ son dos programas que tienen un amplio abanico, son muy familiares y yo creo que son programas que realmente hoy en día faltan. Ahora todos tenemos nuestra pantalla, pero. antes siempre era el criterio de uno solo el que determinaba lo que se veía en la televisión.

Hay pocos programas que realmente aúnen en las preferencias de cada uno, ‘Got Talent’ es un programa muy familiar. Y lo ven muchos niños. Y ayuda que lo repitan los fines de semana. Yo estoy encantado porque estamos renovando la generación porque, si no, a mí no me conocería nadie. Ya me dicen: “Me voy a hacer una foto contigo porque mi abuela es muy fan”. Y alguna vez ya me he negado.

Cambiando de programa, ¿cómo has vivido la salida de Edurne de ‘Got Talent’? ¿Te sorprendió su marcha?

No es que me sorprendiera, es que me supo mal porque es como cuando tu hijo te dice que se va de casa. Lo entiendes, porque le dices: ‘Claro, tú tienes que hacer lo tuyo’. Pero a la vez dices: “Ostras, qué lástima, con lo bien que estábamos”. Además, Edurne, con la que llevábamos desde el primer programa, me parece una tía excepcional, es un amor y creo que será muy difícil sustituirla. De hecho, es que no hay que sustituirla, habrá que buscar otra cosa porque ella era la mejor. Pero también entiendo que después de nueve años ahí en la mesa es duro aquello.

Si pudieras elegir, ¿a quién te gustaría ver en su silla?

¡A Sofía Vergara! Que me encanta.

Además de presentador también eres actor, ¿dónde te sientes más cómodo?

En casa, ahí me veo imbatible (risas). El hecho de sentirme cómodo no depende tanto de lo que esté haciendo, sino de con quién lo estoy haciendo. El género no determina la comodidad. En este programa me he sentido muy cómodo y arropado, porque lo he hecho con la gente de Fremantle que nos conocemos mucho, y me lo he pasado muy bien.

Y en ‘Machos alfa’, ¿disfrutaste?

Sí, también. Porque allí somos todos familia. Después de haber estado cuatro temporadas con El pueblo, a los hermanos Caballero los quiero y los admiro a partes iguales. Incluso los admiro más que los quiero.

¿Y te gustaría dar el salto a otro género? ¿Te ves presentando realitys?

De momento no. A mí me gusta mucho el formato Supervivientes para participar, por ejemplo. Pero claro, ahora es otra cosa. A día de hoy, no creo que sea un programa de supervivencia, es un programa de lo que tú eres, que está bien, pero lo primordial no es la supervivencia. Y no, no creo que sea un perfil de reality. Ni de presentar ni de concursar. No soy una persona que busque el conflicto. Daría muy poco juego.

¿Y en esta nueva etapa de Mediaset que te gustaría presentar?

Los informativos porque tengo una gran credibilidad (risas). Si te digo la verdad, mirando lo que hay en la parrilla, creo que elegiría ‘Got Talent’ o ‘Adivina qué hago’. Son programas que hago porque realmente me gustan y lo paso muy bien haciéndolos, y además creo que se adecúan muy bien a mis virtudes o a mis características. No soy un presentador al uso. Presentando otro tipo de formatos ni estaría cómodo ni lo haría bien. Pero ‘Got Talent’ y ‘Adivina’ son programas que presentas pero donde lo importante son otras cosas, y me siento muy a gusto. Viendo lo que hay en parrilla, estoy encantado con lo que hago. Lo digo de verdad.

¿Y alguna serie qué te gustaría hacer?

Me hubiera encantado participar en ‘La Mesías’. Es una maravilla de serie. Me parece un lujo que se pueda hacer algo así en nuestro país. Es de un talento espectacular y además han sabido tratar un tema muy complicado, de una forma muy hábil. Son unos putos artistas.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

Tamara Falcó en 'El Hormiguero'.
Tamara Falcó, nueva jurado de 'Got Talent España'