Crítica de ‘El problema de los 3 cuerpos’ en Netflix: ¿es la serie de ciencia ficción definitiva?

'El problema de los 3 cuerpos' es la nueva serie de Netflix, y promete liderar la conversación en las próximas semanas. ¿Estáis preparados para una experiencia como ninguna otra?

El problema de los 3 cuerpos
La cuenta atrás maldita de 'El problema de los 3 cuerpos'. | NETFLIX

¿Estamos ante la serie de ciencia-ficción definitiva con la nueva apuesta de Netflix? Recapitulemos mejor. Estamos hablando de El problema de los 3 cuerpos‘, la nueva gran serie de Netflix, basada en la primera parte de la trilogía literaria ‘El recuerdo del pasado de la Tierra‘, escrita por el autor chino Liu Cixin. Si no has escuchado hablar del libro, seguramente lo hayas visto entre los más vendidos en los últimos años.

Porque con el paso del tiempo, se ha convertido en una de las obras de ciencia-ficción más importantes del siglo XXI. Y no estamos exagerando. Para nada. Su autor, sin ir más lejos, es el primer escritor chino que consigue ganar el Premio Nébula. Algo así como el Nobel de Literatura para la ciencia-ficción. Este 21 de marzo llega la adaptación de Netflix, y estábamos deseando hincarle el diente (aunque nosotros pudimos verla en primicia, privilegios de tener que escribir una crítica).

Creada por Benioff y Weiss, los creadores de ‘Juego de Tronos‘, y con el guionista Alexander Woo ayudando en la adaptación, cuenta con un reparto plagado de actores de la mítica serie de HBO. Es decir, tenemos a Liam Cunningham (Sir Davos), John Bradley (Samwell Tarly) y Jonathan Pryce (Gorrión Supremo). Además, encontramos a Benedict Wong (‘She-Hulk: Abogada Hulka‘), Tsai Chin, Eiza Gonzalez, Alex Sharp, Saamer Usmani, Jovan Adepo , Sea Shimooka, Jess Hong, Mario Kelly y el recién llegado Zine Tseng.

Como veis, un reparto internacional, con multitud de nombres interesantes, que hacen de ‘El problema de los 3 cuerpos’ una auténtica experiencia. Ya no solo por el casting, sino por su aspecto visual y, sobre todo, su valentía a la hora de adaptar un material, a priori, inadaptable. Pero como hemos dicho antes, ¿estamos ante la serie de ciencia-ficción definitiva? La respuesta es un no con algunos peros.

¿De qué va ‘El problema de los 3 cuerpos’?

Cuando las leyes de la naturaleza se desvelan inexplicablemente ante sus ojos, un unido grupo de brillantes científicos une sus fuerzas a las de un inquebrantable detective para enfrentarse a la mayor amenaza de la historia de la humanidad.

Más allá de la física y la astronomía

‘El problema de los 3 cuerpos’ comienza de una manera casi simétrica a la novela. Es la época de la Revolución Cultural en China, y asistimos a una especie de jurado popular (compuesto por una turba enfurecida), que castiga y a apalea a un profesor de ciencias. Porque las ciencias y la Teoría de la Relatividad van en contra del pueblo, van de la mano con el imperialismo occidental. Hay que acabar con ellas. Un momento de la historia del país asiático que se caracteriza por una profunda subversión del pensamiento crítico. Y ahora conocemos a una de nuestras protagonistas: Ye Wenjie. Presencia, atónita, la muerte de su padre y la traición de su madre, al más puro estilo ‘Juego de Tronos’ y la decapitación de Ned Stark. Porque hay veces que no hay nada más peligroso que una turba enfurecida.

Esa es la base sobre la que se sustenta la parte de la serie que se asienta en flashbacks. Conoceremos la historia de Ye Wenjie y cómo llegará a ser una pieza fundamental de toda la trama, aunque no consigamos verlo al comienzo. Sus acciones traerán repercusiones a escala global, dándole un trasfondo muy significativo. Sobre todo gracias a la contenida y profunda interpretación de Zine Tseng.

A partir de ahí, conoceremos al grupo de protagonistas principal: Auggie Salazar (Eiza González), Jin Cheng (Jess Hong), Raj Varma (Saamer Usmani), Saul Durand (Jovan Adepo), Will Downing (Alex Sharp) y Jack Rooney (John Bradley). Ellos serán los que muevan la trama hacia delante. Los científicos más brillantes del mundo se están suicidado. Al parecer, ya no pueden creer en la ciencia. Está… rota. Eso, sumado a una misteriosa cuenta atrás que solo pueden ver algunos, complica todo un poco más.

El espacio mandando señales. /NETFLIX

La adaptación de Benioff, Weiss y Woo se esfuerza en hacer concreto lo abstracto del libro. A veces es difícil, otras se simplifica todo demasiado. Pero pese a ello, la trama evoluciona con ritmo, y nos produce una sensación continua de seguridad. Queremos seguir sabiendo más y más, pese a que los personajes sean demasiado arquetípicos.

Tramas secundarias que lastran el ritmo

‘El problema de los 3 cuerpos’ no solo adapta el primero de los libros, sino que añade contenido y personajes del segundo y tercer libro. Y no son las únicas licencias que se toma la serie de Netflix, ya que hay cambios de género, de raza, de localizaciones, e incluso personajes inventados. Eso sí, todo al servicio de la historia, con una trama más internacional y que intenta apelar al gran público. Quizá sea ese su principal problema, porque lo que le podría haber dado un toque diferente, acaba llevándola en algunas ocasiones por el terreno de la rutina.

Al final, con ‘El problema de los 3 cuerpos’, buscamos ver algo diferente, algo que nos vuele la cabeza. Los mimbres están ahí, y hay momentos muy acertados, pero todo tiene un toque de prólogo que no acaba de cuajar. Los creadores de la serie ya han confirmado que, de tener éxito, tienen claras las ideas para dos o tres temporadas más. y seguramente en esas nuevas temporadas todo explote mucho más. No queremos decir que en esta primera tanda de episodios no pasen cosas. De hecho, pasan muchas en los primeros episodios. Pero la serie se pierde por la mitad, centrándose demasiado en personajes secundarios que no interesan tanto, haciendo que el ritmo se ralentice.

Flashbacks necesarios en ‘El problema de los 3 cuerpos’. /NETFLIX

Pese a ello, recupera la fuerza en dos episodios finales apoteósicos, que nos llevan a reflexionar sobre los límites de la humanidad. ‘El problema de los 3 cuerpos’ es una serie valiente, pero que podría haberlo sido mucho más. Aun así, va a generar mucha conversación. A veces el CGI se queda a medio camino, y no acaba de explotar tanto como nos gustaría. Pero la serie consigue llevarnos a terrenos desconocidos y, aunque nos suelte la mano a medio camino, consigue volver a levantarnos a tiempo.

Un reparto internacional

¿Y qué tal se desenvuelven esos nuevos personajes? Es difícil no hacerlo bien con los nombres que conformar el reparto. Pero, curiosamente, el que mejor parece pasárselo, y además, el que tiene el personaje más interesante, es Benedict Wong. Su irreverente detective Da Shi (mucho menos deslenguado que en la novela original) va uniendo puntos de la trama, y muchas veces es la voz de la razón, aunque sea difícil a veces. Sobre todo cuando tiene que lidiar con científicos que saben mucho más sobre lo que se avecina que él.

Ya hemos hablado de Zine Tseng, que da vida a la joven Ye Wenjie, pieza fundamental de la trama, y que cumple con creces. O Jess Hong, que interpreta a Jin Cheng, ambas captando a la perfección sus personajes. Ninguno destaca para mal, aunque la construcción sea bastante tópica en muchos aspectos. Esperemos que las nuevas temporadas sigan esforzándose por darnos algo diferente, y que no acabe pareciéndose a todo lo demás.

Liam Cunnigham y Benedict Wong, en ‘El problema de los 3 cuerpos’. / NETFLIX

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

Estrenos abril Netflix, RTVE, Prime Video
estrenos abril netflix movistar plus