La serie perfecta para ver en San Valentín está en Netflix y promete dar mucho que hablar

Ya tenemos candidata a serie romántica de la temporada: 'Siempre el mismo día', la serie que estrena Netflix este jueves 8 de febrero.

Siempre el mismo día
Una de las historias de amor del año. | NETFLIX

No queremos dar mucho la plasta con que viene San Valentín, porque además este artículo podrías estar leyéndolo ahora o en verano. Es lo bueno y malo de internet: su temporalidad. Y una buena crítica siempre tiene que reflejar eso de alguna manera. Así que sí, os vamos a descubrir la serie perfecta para este San Valentín, sí, pero os valdrá para cualquier momento del año. Porque realmente estamos ante una de esas historias románticas atemporales y que van a enamoraros. Se trata de ‘Siempre el mismo día’, la adaptación que ha llevado a cabo Netflix del libro de David Nichols, que ha vendido ya más de seis millones de copias. Y como escritor, doy fe de que son muchas copias. Muchísimas. Algo tendrá la historia, ¿verdad? Podéis descubrirlo este 8 de febrero.

Creada por Nicole Taylor, guionista de ‘Wild Rose’ y ganadora de un BAFTA por ‘La Infamia’, la serie de ‘Siempre el mismo día’ está compuesta de 14 episodios. Y eso para una serie de Netflix es salirse bastante del canon establecido hoy en día. ¿Recordáis cuando había series de 22 episodios por temporada? Eso ya quedó atrás. Por eso es sorprendente que esta serie tenga tantos capítulos. Es verdad que no suelen superar los 30 minutos de duración (uno de ellos ni siquiera llega a 20), así que el número puede asustar pero tranquilos, porque se ve de golpe y sin ningún problema.

Uno de los puntos a favor de esta nueva adaptación (existe una de 2011 con Anne Hathaway y Jim Sturgess), es su reparto. Leo Woodall, al que conocimos en la temporada 2 de ‘The White Lotus’, está arrebatador como Dexter. El pijo, ambicioso, mujeriego y extremadamente encantador Dexter. Mientras que la que se lleva todos los focos es ella, Ambika Mod, como Emma. La inteligente, satírica, cínica e insegura Ema. Un papel muy de comedia indie de los 90 que perfectamente podría haber interpretado Janeane Garofalo con los ojos cerrados. Una dupla con una química muy bien construida que nos va a llevar de la mano a lo Iargo de cerca de dos décadas.

¿De qué va ‘Siempre el mismo día’?

Emma y Dexter pasan juntos la noche de graduación y toman caminos distintos al día siguiente… pero sus vidas seguirán entrelazadas. 

Una clásica historia de amor

Emma y Dexter son dos personas totalmente opuestas. Pero se conocen por accidente en la noche de graduación de ambos. Ninguno de los dos sabe muy bien la razón, pero acaban en la casa de Emma, y no solo eso, sino en su cama. Aunque no hacen nada más que hablar. Esa es la definición perfecta del personaje de Emma. Está tan insegura de que un chico tan guapo como Dexter quiera algo más con ella, que prefiere dedicar la noche solo a hablar antes que intentar cualquier otra cosa. ¿O no es inseguridad, y simplemente prefiere a un chico a su nivel de inteligencia? Ese es el comienzo de ‘Siempre el mismo día’, y volveremos continuamente a ese mismo día, pero no al de 1989, sino en años venideros.

Una forma original y diferente de contar cómo funciona una relación a lo largo del tiempo, aunque no creáis que idealiza del todo el amor romántico. Porque a lo largo de los años, Emma y Dexter se reencontrarán, se alejarán, vivirán otros romances, otras experiencias… y habrá lágrimas. Muchas lágrimas. Pero al final ‘Siempre el mismo día’ define lo que es la ansiedad de vivir, y sobre todo vivir muchas veces anclado en un recuerdo que es simplemente eso, un recuerdo.

Dexter y Emma, en uno de sus reencuentros. / NETFLIX

Desde el comienzo, se ve perfectamente el contraste entre ambos protagonistas. Ya no solo por la brillante actuación de ambos (mucho mejor definidos que la película de 2011) sino por sus diálogos. Emma le pregunta que quiere ser Dexter cuando tenga 40. «No tener 40», le responde él. Para luego añadir. «Ser rico, o ser famoso». Ahí vemos que lo que realmente a Dexter le importa es el físico, el dinero y el reconocimiento. Pero eso irá cambiando según avance la serie. Emma, por el contrario, es diferente, aunque es igual que todas esas chicas inteligentes, frikis e independientes que nos ha vendido el cine una y otra vez. Es el prototipo de chica indie. No solo por sus gustos (perfectamente integrados en una de las primeras escenas), sino por su mordacidad y por su respuesta: «Quiero cambiar el mundo».

Diálogos frescos y una ambientación perfecta

«La gente como tú os las dais de tener un gran sentido del humor, pero en realidad sois unos bordes». Eso le dice Dexter a Emma. Y es verdad. Porque ella parece querer ocultar su inseguridad o incluso sentir atracción por alguien con sus comentarios incisivos y mordaces. Todo tiene un porqué, y vamos descubriéndolo según avanza la serie. Plantear una historia en distintas épocas es difícil, ya no solo a nivel creativo, sino visual, y sobre todo de ambientación. Porque saltan de los 80 a los 90 y a los 2000. Tres épocas totalmente opuestas.

‘Siempre el mismo día’, la serie más agridulce del año. / NETFLIX

‘Siempre el mismo día’ cumple con creces en ello. Primero en el apartado de la banda sonora, porque las canciones son una delicia para cualquier friki. Muy centradas en grupos más independientes, nos ayudan a caminar de año en año de una forma suave y perfecta. Al igual que sus historias, cambiando también de lugares. Visitamos Londres, París, Grecia… Al final son muchos años desde el comienzo hasta el final, cerca de dos décadas. Y la evolución la vivimos a su lado. Y sí, Woodall y Mod tienen una química brutal que le da el punto necesario a la historia.

Sí, es verdad que vendemos la serie como una historia romántica a lo largo de los años. Pero quizá no estemos siendo del todo sinceros. Porque es una historia que habla directamente sobre la amistad, sobre conectar con una persona aunque creas que no ha sido así. Nos habla sobre perder oportunidades y vivir anclado en el pasado, pero como hay ciertas personas que pasan por nuestra vida que siempre van a estar ahí, sin importar cuánto tiempo pasemos separados. Así que digamos que ‘Siempre el mismo día’ es una serie agridulce, sí, pero real como la vida misma.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

Series marzo: netflix, hbo...
estrenos febrero reina roja en prime video