La nueva serie coreana de Netflix que va a ser tu nuevo vicio si te gustó ‘El juego del calamar’

El nuevo vicio coreano de Netflix se llama 'La paradoja del asesino' y plantea un dilema moral muy interesante: ¿está justificado matar a un asesino?

La paradoja del asesino
Los dos protagonistas de 'La paradoja del asesino', frente a frente. | NETFLIX

Corea sigue dándonos un sinfín de historias a través de Netflix para que podamos disfrutar de una ficción que, aunque antes se nos antojaba exótica y diferente, ya es bastante común y se suele colar en los top10 de lo más visto en la plataforma. Sí, tenemos ‘El juego del calamar‘, que llegará este año con su temporada 2, y otras cuantas en forma de k-dramas románticas. En serio, el catálogo de Netflix está repleto. Si no nos creéis, comprobado vosotros mismos, pero cuidado, que quizá no volváis a salir. ‘La paradoja del asesino’, que es el último estreno de la plataforma, está más cerca de ‘El juego del calamar’ que de las historias románticas imposibles, y ha llegado este viernes 9 de febrero a Netflix.

La serie plantea, a lo largo de 8 episodios, un dilema moral muy interesante, que se descubre hacia el final del primer capítulo: ¿qué pasaría si alguien matara a una persona accidentalmente… pero la víctima fuera un asesino en serie? ¿Estaría justificado? ¿Merece morir? ¿O establece un parámetro peligroso, invitando a la gente a tomarse la justicia por su mano en vez de confiar en la policía y en la justicia? ¿Veis? Tiene mucho trasfondo este simple planteamiento. Y ‘La paradoja del asesino’, aunque empieza dubitativa y, como les gusta a las ficciones coreanas, de forma demasiado explicativa, coge carrerilla al final de ese primer capítulo.

Como suele ser costumbre en los últimos grandes éxitos que llegan de Corea, se trata de una adaptación de un Webtoon (web de cómics online) coreano creado por kkomabi. Este, con un trazo muy sencillo y que, en algunas partes, recuerda al maestro Junji Ito, va desgranando esa paradoja que nos plantea el título. Eso sí, la serie de Netflix añade muchas más capas al asunto. Al final se trata de otro medio, en el que se puede explorar de otra forma la historia.

¿De qué va ‘La paradoja del asesino’ en Netflix?

Cuando una muerte accidental lleva a muchas más, un joven común y corriente y un astuto detective quedan atrapados en un interminable juego del gato y el ratón.

Un inicio titubeante

La serie creada por Lee Chang-hee y Kim Da-min comienza presentándonos al antihéroe de nuestra historia. Ese es Lee Tang, dependiente en un konbini (tienda de conveniencia) y estudiante, apagado, tímido, tratando siempre de no destacar. Pero tras un turno de noche un tanto caótico con un borracho y su compañero volviéndole loco, se va a casa para encontrarse al borracho casi muerto en la calle, y a su compañero deambulando solo unos metros más allá. Debido a un malentendido, este comienza a pegar (y patear) a Lee Tang, y este, tras mucho pensarlo, se defiende propinándole un martillazo en la cabeza. Obviamente, mata al hombre y Lee Tang se ve forzado a huir a su apartamento.

Desde ese momento, su víctima no dejará de atormentarle en extrañas visiones. Y es que nuestro protagonista mezcla siempre su vida con la ficción. Y es de verdad que es difícil acostumbrarse a ese estilo al principio. Hay veces que no queda claro si estamos viendo pasado, presente o una imaginación de Lee Tang. Pero una vez que descubres el código de las escenas, ‘La paradoja del asesino’ se vuelve mucho más disfrutable. Porque hemos de admitir que los thrillers coreanos siempre tienen diferentes formas de contar la historia y, si uno no está acostumbrado, puede acabar demasiado desconcertado.

Héroe o villano

Tras ese comienzo algo dubitativo y demasiado expositivo, la serie va cogiendo fuerza. Sobre todo desde la aparición del policía Jang Nan-gam. Aquí empieza la tensión de que el protagonista pueda ser pillado por las autoridades. Y no solo él lo pasará mal sino nosotros como espectadores. Desde que aparece él hasta el final de la serie, una lista de personajes empezarán a acorralar de una u otra forma a nuestro protagonista. Porque un asesinato, por muy accidental que sea, siempre deja huellas, siempre deja testigos. Esto es algo que Lee Tang tendrá que aprender a la fuerza.

Lee Tang, a punto de que su vida de un vuelco. / NETFLIX

El dilema de haber asesinado a un asesino en serie sigue presente a lo largo de toda la temporada. Sobrevuela al protagonista y a todos los personajes. El policía no deja de sospechar que algo raro está pasando, aunque no haya pruebas apenas para determinar la identidad del asesino. Y es que las únicas evidencias son puestas a buen recaudo por esos personajes secundarios que quieren sacar tajada del asesinato. El problema es que todos ellos parecen tener un pasado oscuro, y Lee Tang irá evolucionando de ‘mosquito muerta’ a una especie de justiciero.

Un reparto muy bien elegido

Choi Woo-shik es el protagonista. Le recordaremos por ser el actor que interpretó al ‘profesor de inglés’ en la ganadora del Oscar ‘Parásitos‘. Al igual que en esta cinta de Bong Joon-ho, aquí el protagonista se va viendo superado por la situación, pero lucha para mantener la dignidad… y obviamente su inocencia. La serie sigue mezclando elementos fantasiosos con algunos más realistas, pero lo que al principio molestaba, acaba aportando unas capas diferentes a la historia que la acaban enriqueciendo.

Jang Nan-gam está interpretado por Son Suk-ku (‘The roundup’) y destaca en cada escena que aparece. El policía, en un principio molesto e irritante, va desarrollando un juego del gato y el ratón con nuestro protagonista que es la base de toda la serie. Obviamente, el aspecto visual está cuidado al 100%, como acostumbran las series coreanas. Y sobre todo cuando se encuentra Netflix detrás.

‘La paradoja del asesino’ es una serie que, aunque empieza de forma compleja, acaba siendo un vicio que no podrás dejar hasta el último capítulo.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

La chica enmascarada, serie de Netflix
Saimdang