Crítica ‘Griselda’: Una apabullante Sofía Vergara arrolla con su propia versión de ‘Narcos’

Netflix estrena este jueves 25 de enero su nueva serie sobre tráfico de drogas: 'Griselda', con una imponente Sofía Vergara como protagonista.

Griselda
Sofía Vergara se mete de lleno en el papel de Griselda Blanco. | NETFLIX

Si hacemos memoria, ¿cuántas series y películas hemos visto ya a estas alturas sobre el mundo del narcotráfico? Unas cuantas, ¿verdad? En Hollywood siempre recurren al tópico (ya convertido en meme) de usar ese filtro sepia para mostrar ese mundo repleto de drogas y delincuentes. De hecho, siempre que aparece algún país de América Latina, ahí está presente. Se agradece que, en ‘Griselda‘, no abusen de ese tipo de color tierra, y al menos sea una serie luminosa. Y eso que, los hechos en los que se basa, son truculentos como poco. Netflix tiene entre manos un nuevo éxito, al que le beneficia que solo sean seis episodios, y la presencia impagable, por supuesto, de una Sofía Vergara que arrasa con todo a su paso (como ha hecho con ‘El Hormiguero‘).

Creada por Doug Miro (guionista de ‘Príncipe de Persia’), Eric Newman (producción de ‘Hijos de los hombres’), Carlo Bernard (guionista de ‘La gran muralla’) e Ingrid Escajeda (producción de ‘Silo’), tiene a Andrés «Andi» Baiz como director de los seis capítulos. Y este ya tiene experiencia tanto con Netflix como con el mundo del narcotráfico, ya que dirigió varios capítulos de ‘Narcos’. ¿Se nota? Sí, aunque el punto a favor que tiene ‘Griselda’ es que esté protagonizada por una mujer. Porque en este tipo de historias, los personajes femeninos siempre tienen unos roles demasiado definidos y poco satisfactorios. Aquí, ver a una mujer como Griselda cortar el bacalao es muy gratificante.

Vale, cualquier parecido con la realidad es pura casualidad. De hecho, la familia de Griselda Blanco (uno de sus hijos se llama Michael Corleone, así que imaginad lo que vamos a encontrarnos en la serie) ha denunciado a Netflix, tratando de detener el estreno. Si buscáis a la protagonista en Google, veréis que físicamente Sofía Vergara es muy diferente de la conocida como ‘La madrina de la cocaína’. Pero qué más da cuando tienes a Sofía Vergara como protagonista. Ya lo ha dicho el hijo de Griselda en una entrevista en el medio colombiano W Radio: «Hasta cierto punto, estoy agradecido que una reina colombiana (Sofía Vergara), porque eso es lo que ella es, esté haciendo el papel de mi mamá. Pero es como una cachetada que se haga la serie sin que haya recurrido hasta la fuente más fidedigna, su hijo».

¿De qué va ‘Griselda’?

Griselda narra la vida real de la inteligente y ambiciosa mujer de negocios colombiana Griselda Blanco, quien creó uno de los cárteles de drogas más rentables de la historia. Una madre devota, en el Miami de los años 70 y 80 la mezcla letal de encanto e insospechado salvajismo la ayudó a navegar de manera experta entre la familia y los negocios, lo que la llevó a ser ampliamente conocida como la «Viuda Negra» o ‘la Madrina de la cocaína’.

Drama de narcos repleto de clichés

‘Griselda’ comienza con todo, con una Sofía Vergara herida en el costado, tratando de sobrevivir, y preocupándose por sus hijos, buscando llevárselos lejos de allí, temerosa de represalias. Así comienza la serie, con una Griselda buscando instalarse en la soleada Miami, y jurando y perjurando que va a dejar atrás el negocio de las drogas. Pero claro, en su nueva vida se lleva un pequeño fajo de cocaína para por lo menos sacarse un dinerito y poder establecerse mejor. Obviamente todos sabemos que eso de que va a dejar atrás el negocio es una ilusión. Porque Griselda comienza fuerte de nuevo.

Es verdad que no tiene ni el carisma ni la inteligencia de ‘Narcos’. Claro, la serie reproduce todos los tópicos y clichés de las historias de narcotráfico. Todo lo hemos visto muchas veces, y en algunas ocasiones, mejor de lo que se nos presenta en ‘Griselda’. Pero aun así, no podemos despegar los ojos de la pantalla. Por el ritmo, por la tensión, por Sofía Vergara (de la que luego hablaremos). Es verdad que al menos la serie no se toma demasiado en serio, y tiene momentos gloriosos, como esa fiesta de cumpleaños que acaba muy mal. Y la historia se vuelve cada vez más interesante según se va estrechando el cerco alrededor de Griselda. Pero si no fuera en formato maratón, la serie no genera el suficiente hype al final de cada capítulo.

Cualquiera se mete con Griselda Blanco… / NETFLIX

Sofía Vergara se convierte en Scarface

Aunque claro, si hay que destacar algo por encima de todo, claramente es la actuación de Sofía Vergara, que se entrega en cuerpo y alma al personaje. El principio del episodio cuatro, con la protagonista metida en un túnel de lavado de coches, cada vez más paranoica y arrinconada, es el que marca el cambio de paradigma. El cambio de una Griselda que pasa de ser carismática a caótica. De encantadora a brutal. Y volvemos a remitirnos a esa fiesta de cumpleaños tan apocalíptica. En ella, Sofía Vergara puede convertirse en su propia Scarface. Sí, no llega al nivel del desquicie de Al Pacino, pero la actriz colombiana le pone todo su empeño.

Suple con creces su falta de parecido físico con la persona real, y al final ‘Griselda’ se convierte más en un ejercicio de ficción que en tratar de reflejar la realidad. Al final, estamos ante una serie, no un documental. Así que las licencias se perdonan. Al comienzo parece que nos van a hacer sentir empatía por una asesina y traficante, pero poco a poco el personaje va cayendo en una espiral tan destructiva que acabamos viéndola como lo que es. Sobre todo gracias al ejercicio interpretativo de Sofía Vergara. La actriz trata de diferenciarse de su Gloria de ‘Modern Family’, y a ratos lo consigue. Pero en otros momentos, es imposible no ver al mismo personaje, y eso resta credibilidad a lo que vemos en pantalla.

Griselda. Sofia Vergara as Griselda in episode 101 of Griselda. Cr. Courtesy of Netflix © 2023

Un nuevo punto de vista

De todos modos, ‘Griselda’ es una serie entretenida, que funcionará muy bien en la plataforma. Tanto nacional como internacionalmente. No llega a la altura de ‘Narcos’, porque eso son palabras mayores, pero se posiciona como una serie sin pretensiones, con un ritmo generalmente ágil y una factura visual apabullante. El punto de vista, siendo una mujer el centro, y además siendo la propia criminal la que «cuenta la historia» le dan más puntos, y la convierten en algo diferente. Pero a ratos se siente apresurada, y sobre todo, que deja puntos sin tocar. Porque al final son solo seis episodios. Y claro, es difícil abordar todo lo que supuso la vida de Griselda.

Aun así, el proyecto sale airoso, y quién sabe. Quizá sea el punto de partida para una nueva tanda de historias sobre narcotraficantes. Siempre y cuando esté Sofía Vergara, nos va a tener al otro lado.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

estrenos febrero reina roja en prime video
Warrior

Archivado en

· · ·