Crítica ‘Hasta el cielo: la serie’: acción a medio gas en Netflix con una brillante Asia Ortega

Hasta el cielo
HASTA EL CIELO (L to R) MARCO MARINI as COMPI, DOLLAR as GITANO, ÁLVARO RICO as FERNAN, OLMO JARFAITER as TOÑO, RAMÓN RAMSEYS as NANDO in episode 04 of HASTA EL CIELO. Cr. JAIME OLMEDO/NETFLIX © 2022

Netflix estrena la serie secuela de ‘Hasta el cielo’ este viernes 17 de marzo.

Daniel Calparsoro y Jorge Guerricaechevarría regresan al universo que crearon con la película de ‘Hasta el cielo‘, y gracias a Netflix. La cinta original, que se estrenó en 2020, era una cinta de acción repleta de traiciones, con un reparto coral, y que bebía directamente del cine quinqui de los años 80. No acabó de despegar en taquilla (costó 4 millones y solo recaudó 2), pero no funcionó mal, sobre todo gracias a la cara visible de Miguel Herrán, una de las nuevas estrellas del cine español. Ahora la plataforma de streaming vuelve a apostar por la historia de Calparsoro y Guerricaechevarría, y así llegamos a ‘Hasta el cielo: la serie’.

El reparto de ‘Hasta el cielo: La serie‘ está encabezado por Asia Ortega Leiva(‘Hasta el cielo’), Luis Tosar (‘Los favoritos de Midas’) y Álvaro Rico (‘Élite’). Junto a ellos, la debutante Alana La Hija del JequeRichard Holmes (‘Cerdita’), Patricia Vico(‘Alatriste’), Fernando Cayo (‘La casa de papel’) y los artistas de música urbana Ayax Pedrosa (Rainbow), Dollar Selmouni (Fanático) y Jarfaiter, que ya formaron parte del equipo de la película.

¿De qué va ‘Hasta el cielo: la serie’?

Una llamada en medio de la noche va a cambiar el destino de Sole (Asia Ortega): Ángel, su marido y líder de una banda de aluniceros ha muerto; convertida de la noche a la mañana en una joven viuda con un hijo al cargo y muchos negocios con problemas que sacar a delante, Sole no está dispuesta a volver bajo la tutela de su padre Rogelio (Luis Tosar), uno de los mayores traficantes de objetos robados de Madrid.

Decidida a buscarse la vida por sí misma, Sole encontrará en su camino nuevos aliados que la ayudarán a desentrañar el misterio de las muertes que han marcado su destino al tiempo que retoma el contacto con la banda de aluniceros y logra ganarse su confianza para llevar a cabo, de nuevo, robos tan ambiciosos como los de los viejos tiempos. Pero ni la policía ni las distintas mafias con las que tendrá que competir estarán dispuestas a ponerle fácil su camino para llegar hasta el cielo.

Una serie de acción con poco fuelle

La serie empieza como un tiro, eso sí, con una persecución por las carreteras de Madrid. La banda de aluniceros huye de la policía con una furgoneta cargada de jamones de pata negra, aunque los va perdiendo todos por el camino. Aquí se deja claro que va a haber secuencias de acción, aunque no estén rodadas con la precisión y la tensión de la película original. En la serie todo peca de ser bastante simple, como en piloto automático. Y claro, si a una serie de acción le quitas la tensión de sus escenas de acción… tenemos un gran problema.

Esa es la sensación que recorre la gran mayoría de capítulos de ‘Hasta el cielo: la serie’. Lo que podría haber sido y en lo que ha quedado. No es una serie mala, ni mucho menos. Pero hay momentos muy desaprovechados, y que no acaban de despuntar. Todo cumple. Es decir, es difícil no hacerlo. Hay presupuesto, hay ganas (aunque no siempre) y buen reparto. Pero todo acaba a medio gas. Sobre todo las tramas secundarias y el perfil de los personajes, que acaban siendo un remedo de clichés que carecen de personalidades propias.

Pero el reparto está bien, en lineas generales. Luis Tosar siempre es inquietante, y su presencia apabulla, robando cualquier escena en la que esté presente. No en vano, es uno de los mejores actores de nuestro cine español, y disfruta con cada personaje nuevo que le cae entre las manos. Aun así, no acaba de despuntar como suele hacer en otros proyectos.

Pero la que mejor está, sin lugar a dudas, es Asia Ortega. Si ya era una sorpresa en la película, en ‘Hasta el cielo: la serie’ sigue con una carrera ascendente que la van a colocar como una de las grandes actrices del panorama actual. Es magnética, es atrayente, su mirada es hipnótica y su punto de canallismo ha llevado a su personaje a un nuevo nivel. Porque, a fin de cuentas, su Sole es el nombre sobre el que se vertebra todo. Y ella acoge el testigo sin despeinarse.

También es una sorpresa Ayax Pedrosa, actor pero también artista de música urbana. Su Motos es tierno pero también es canalla a su manera. Disfruta y hace disfrutar. Álvaro Rico, por otra parte, cumple. Pero sin alardes, con una actuación muy sencilla que, a lo mejor, pedía algo más de nervio y personalidad.

La serie elabora toda su historia a lo largo de 7 capítulos de 40 minutos cada uno. Hay un bache considerable en la mitad de la temporada, pero lo solventa con buenas escenas de acción. Porque algunas están muy bien resueltas. Lástima que no le hayan puesto el mismo empeño a todas. Aunque hay un hándicap claro y es la necesidad de haber visto la película original. Podría haber funcionado como una serie independiente, pero hay demasiadas ataduras hacia el material principal que podrían lastrar la oportunidad de contar con nuevo público.

Pese a todo, ‘Hasta el cielo: la serie’ es un buen producto audiovisual. Quizá esté demasiado el piloto automático, cuando podría haberse arriesgado un poco más. Ahí tenemos el ejemplo más reciente de ‘Sky Rojo‘, que arriesgaba y acertaba. En la ficción de Daniel Calparsoro todo se nota demasiado encorsetado. Puede que en una segunda temporada las cosas se arreglen y encuentre su razón de ser. Porque acercarse al cine quinqui no es mala opción ni mucho menos. Es lo que hizo de la película algo diferente y divertido.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

estrenos mayo netflix filmin atresplayer
El caso Hartung

Archivado en

· ·