‘Cristo y Rey’: una atrevida postal de la España de los 80 llamada a ser el pelotazo de la temporada

Atresplayer Premium estrena este 15 de enero el primer episodio de ‘Cristo y Rey’, la serie que que se centra en el complicado romance de dos figuras clave de la farándula española

Atresplayer está siendo una de las plataformas más atrevidas a la hora de hacer una radiografía de nuestra sociedad tras la transición. Ahí están ‘La Ruta‘ o ‘Veneno‘. Dos claros ejemplos de que las cosas se pueden hacer bien, con plena auto consciencia de la historia que estás planteando. ‘Cristo y Rey’ nació como un proyecto de ficción entre incógnitas. Primero por la elección de su casting, que tardó mucho en desvelarse. Y más tarde por la espera de una fecha de estreno. Pero también por cómo trataría el matrimonio de Ángel Cristo y Bárbara Rey. ¿Mencionaría al emérito? ¿O solo lo harían de pasada?

Madrid, 1979. Ángel Cristo es el mejor domador del mundo. Bárbara Rey, actriz y musa del destape, la mujer más deseada de España. Desde que se conocen hasta que anuncian su matrimonio transcurren solo unas semanas. Es la boda del año y la noticia copa las portadas de todas las revistas. El Circo de Bárbara Rey y Ángel Cristo se convierte en el espectáculo de moda; un negocio millonario. Dinero, fama, lujo… Nueve años de relación en los que España fue testigo de la felicidad de la pareja: el nacimiento de Angelito y Sofía, la compra de coches deportivos, joyas, un ostentoso chalet en La Moraleja… Lejos de los flashes, sin embargo, se esconde una escalada de drogadicción, ludopatía, infidelidades y malos tratos… Y, de fondo, la sombra de la relación de Bárbara con un poderoso hombre de estado.

Se acabó el pacto de silencio

La serie creada por Daniel Écija, un veterano de nuestra televisión, promete mucho más de lo que nos da en el primer capítulo. Pero las bases están para que todo salte por los aires según vaya avanzando la producción. Y este primer episodio se centra en el primer encuentro entre Bárbara Rey y Ángel Cristo. ‘Cristo y Rey’ muestra las diferencias entre ambos de una forma muy sencilla. Mientras que el retrato de Ángel Cristo es de un genio, pero con temperamento volcánico y peligroso; a Bárbara Rey se la muestra como una mujer libre y dueña de su destino.

Para ello, nos van dando pinceladas de varios momentos de esa época de transición española. Tanto el cambio en la televisión, como en ese movimiento del Destape, del que Bárbara Rey fue un auténtico estandarte. Le pesan los más de 50 minutos de duración de su primer capítulo, ya que la trama de Ángel Cristo se hace repetitiva y llega a cansar. Pero una vez que ya están las cartas sobre la mesa, los próximos capítulos prometen muchas emociones fuertes. Porque agárrense que vienen curvas: aparece el rey emérito Juan Carlos.

Y ahí queda claro que se ha roto el pacto de silencio entre Bárbara Rey y el que fuera Jefe del Estado. Ya se confirmó que la vedette había dejado de recibir esa paga vitalicia por permanecer callada y no airear los trapos sucios. Y ‘Cristo y Rey’ ha recogido el testigo para, de una vez por todas, contar las cosas como sucedieron. O al menos, como Bárbara Rey lo cuenta, ya que ha sido consultora de la serie desde el primer momento. Ese morbo es lo más interesante de la ficción de Atresmedia. Mucho más que el matrimonio entre Ángel Cristo y Bárbara Rey.

Parecido vs. Actitud

Elegir a intérpretes para dar vida a personajes famosos siempre es difícil. Porque el parecido siempre es lo principal que se va a criticar por la audiencia. En ‘Cristo y Rey‘ hay una cosa muy clara: Jaime Lorente, por muy superficial que suene, es bastante más guapo que Ángel Cristo. De hecho, parecerse se parecen bastante poco. Ya lo sabíamos cuando se anunció su fichaje y, viéndole en acción, nos damos aún más cuenta de ello. Desde su presencia, su físico, hasta su voz, el parecido no existe. Pero el buen hacer de Jaime Lorente lo compensa, haciendo que te olvides de ello y entres de lleno en el juego de espejos que nos presenta la nueva apuesta. El joven actor es un brillante intérprete y su fuerza y poderío rebosan a placer.

Por otro lado está Belén Cuesta. Su recreación (no vamos a llamarlo imitación) de Bárbara Rey es grandiosa. Ya no solo en los gestos sino en varios de sus momentos televisivos más recordados. Es verdad que Belén tiene una imagen mucho más frágil de la que desprendía (y desprende) Bárbara, que es una fuerza de la naturaleza. Belén Cuesta es una grandísima actriz. Lo vuelve a demostrar en ‘Cristo y Rey’. Pero le falta poderío para interpretar a la vedette. Le falta fuerza. Aunque esperamos que la vaya ganando según pasen los episodios (por ahora solo hemos podido ver el primero).

La recreación de una época

Pero la ficción no solo vive de uno de los matrimonios más famosos de nuestra historia. La serie de ‘Cristo y Rey’ está plagada de cameos interesantes. Ahí está la presencia de Chelo García-Cortés, José María Íñigo, Rocío Dúrcal, incluso Paquirri, interpretado por Jesús Castro. Y ahí es donde la serie se divierta, cuando más mamarracha y divertida es. Porque hay momentos que trata de darle demasiado dramatismo y ahí resbala. Hemos venido por el morbo, por la curiosidad, por el interés en que nos cuenten cosas que ya sabemos, pero que no se contaban hasta ahora. Eso tiene que ser ‘Cristo y Rey’. Y cuando va por esos caminos, la serie gana muchos enteros.

La recreación de la España de finales de los 70 y comienzos de los 80 es perfecta. No solo en el apartado técnico, sino en el detallismo con el que se ha llevado a cabo el arte de la serie. Desde los estudios de Prado del Rey hasta el propio circo de Ángel Cristo. Todo está muy cuidado. Aunque el apartado de efectos visuales sea el que peor parte se lleva. Hay momentos en los que los efectos de los animales del circo quedan en evidencia. Pero por suerte son escenas muy puntuales. Veremos a ver si se refina un poco con el paso de los capítulos.

En definitiva, ‘Cristo y Rey’ tiene las bases para ser el pelotazo de la temporada. Dos brillantes protagonistas, un apartado técnico y artístico muy cuidado, y el morbo que tiene su historia. Tras este primer capítulo, se intuyen curvas en el horizonte. La calma que precede a la tempestad. Y la serie parece que va a querer darlo todo, sin importar quién caiga por el camino. A eso hemos venido.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

Sandra Barneda y César Muñoz en 'Así es la vida'.
Laura Madrueño y los concursantes de 'Supervivientes 2024'.