Crítica ‘Cómo conocí a tu padre’: un reboot que falla en humor pero arregla los problemas de la original

como conocí a tu padre
Disney Plus

Analizamos el reboot de ‘Cómo conocí a vuestra madre’, que ha llegado por fin a Disney+

Si ‘Friends‘ es la sitcom por excelencia de los 90 y ‘The Big Bang Theory‘ de los 2010… sin lugar a dudas, ‘Cómo conocí a vuestra madre‘ es la de los 2000. Estrenada justo al final de ‘Friends’, llenó el enorme hueco dejado por la clásica comedia y continuó su legado de una forma diferente. Tras 9 temporadas y un gran impacto en la cultura popular (sobre todo gracias al personaje de Barney), no se tardó mucho en confirmar que tendría un spin-off, o más bien reboot: la serie ‘Cómo conocí a tu padre’.

Esta nueva versión, que acaba de estrenar en España Disney Plus (aunque en Estados Unidos empezó a principios de año), está protagonizada por Hilary Duff, que se rehace tras su fallido proyecto de traer a la treintena a su clásico personaje Lizzie McGuire. Aunque el planteamiento es algo diferente: en vez de ver al comienzo a los hijos del protagonista escuchando la historia, ahora vemos a la madre (Kim Cattrall haciendo de Hilary Duff en 2050) contando la historia a su hijo.

A partir de ahí, la serie sigue el planteamiento básico de una sitcom: chistes con risas enlatadas, muchos decorados que se repiten, una dinámica bien establecida entre los personajes principales, y situaciones cotidianas llevadas al absurdo. ‘Cómo conocí a tu padre’ es una serie que cumple todo. Y, aún así, hay algo que falla. Pero vayamos por partes.

Un humor irregular

Todas las sitcom suelen tardar en encontrar su ritmo o su humor, llamémoslo, ‘marca de la casa’. Le pasó a ‘Friends’, le pasó a ‘Cómo conocí a vuestra madre’, le pasó a ‘New Girl’… De hecho quizá esa sea el ejemplo mejor, ya que vivimos en una época en la que la televisión ha evolucionado mucho. Y las audiencias no demandan tanto este tipo de series. Solo si tienen algún giro o algún planteamiento nuevo, como la brillante ‘Mom’. 

En este caso, es más de lo mismo, y las risas enlatadas no hacen sino agravar su principal problema: el humor. No funciona casi ningún chiste, básicamente porque parecen escritos para una audiencia de los 90. No conocer a tu público es un pecado casi capital, y ‘Cómo conocí a tu padre’ sufre de ese mal.

Pero, curiosamente, el carisma de Hilary Duff, de Chris Lowell (interpreta a Jesse) y, sobre todo, de Francia Raísa, levantan la serie. De hecho, cuando quieres darte cuenta, ya has visto los 10 capítulos de la primera temporada. Sí, te habrás pasado todo el rato diciendo que no tiene gracia, o que es una copia barata de la original. Aún así, te la has visto casi seguido, porque tiene un factor emocional que va a más.

Unos personajes demasiado cliché

‘Cómo conocí a tu padre’ va encontrando su ritmo poco a poco, al igual que su humor. Pero tarda tanto que al final acaba la temporada y tienes la sensación de haber visto algo irregular. Acabas cogiendo cariño a sus personajes, porque son un conjunto de clichés bien establecidos en el imaginario popular. Está la protagonista neurótica y que cree en el amor; la amiga ligona de buen corazón; la rarita y friki; el amigo entrañable del que te das cuenta demasiado tarde que es guapo… todos están, y a todos se les espera. Aunque hay una gran diferencia entre ellos: unos actúan bien y otros mal.

Tom Ainsley, sobre todo, que interpreta a Charlie, es uno de los personajes más fallidos de la serie. La interpretación de Ainsley no ayuda en absoluta, básicamente porque recuerda a una época ya pasada. Pero las interpretaciones de Kim Cattrall, o los mencionados Hilary Duff, Chris Lowell y Francia Raísa elevan la media de la ficción. Incluso la aparición estelar de Leighton Meester, la mítica Blair Waldorf en ‘Gossip Girl’.

Un toque de diversidad

Aunque hay que romper otra lanza a favor de la serie: la representación LGTBI y la diversidad racial, algo que fallaba y mucho en otras comedias como ‘Friends’ o la propia ‘Cómo conocí a vuestra madre’. Se agradece que este tipo de series al menos cambien y se adaptan a los tiempos en los que vivimos, aunque quizá de una forma bastante básica y simple. Porque casi todo está representado en un único personaje: Ellen, interpretado por Tien Tran (un personaje que le habría ido como anillo al dedo a Awkwafina).

En resumen, ‘Cómo conocí a tu padre’ es una serie para pasar el rato, para divertirte lo justo y no pensar demasiado. Decimos que este tipo de ficción no es algo que busquen las audiencias actuales, pero quizá sea eso precisamente lo que necesitamos: apuestas que nos distraigan de los dramas que vivimos fuera. Por eso funcionaron siempre tan bien las sitcoms en otras décadas. ¿Por qué no iba a funcionar ahora con todo lo que tenemos encima como sociedad? ¿Veis lo que os dije? Empecé criticando la serie… y acabo deseando volver a ponerme frente a la pantalla para ver otro capítulo más.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

Las largas sombras
X-MEN 97