El Televisero

«Los Goya 2010», los más vistos de la historia

‘Celda 211’, la ganadora, con ocho Goyas de las 14 nominaciones a las que aspiraba. ‘Ágora’ se conforma con siete Goyas, triunfando en los aspectos técnicos.

El cine español está de fiesta. Gran alegría para los cineastas y cinéfilos nacionales, con la retransmisión de la gala de los «Goya 2010» que con la conducción del humorista Andreu Buenafuente, la primera sin cortes publicitarios y sobre todo la inesperada aparición de Pedro Almodóvar, la convirtieron en la más vista de la historia, con 4.656.000 espectadores y un excelente 26,4% de share, casi 6 puntos más que en la edición de 2009 (3.370.000 y 20,8%).

Andreu Buenafuente, presentador de los «Goya 2010» (Foto: Rtve.es) En su minuto más visto (22:37 horas) casi 6 millones veían la gala: 5.831.000 espectadores y el minuto con mayor cuota de pantalla, en los minutos finales (00:40) cuando Almodóvar entregaba el premio a la mejor película a ‘Celda 211’: un estratosférico 34% de share. Casi 15 millones de espectadores -14.720.000- vieron en algún momento la gala.

‘Celda 211’ gran triunfadora de los Premios Goya:
El film de Daniel Monzón ha logrado ocho de los 16 premios en los que estaba nominado: destacando los de Mejor Actor (Luis Tosar), Mejor Guión Adaptado, Mejor Película y Mejor Director. ‘Ágora’, la superproducción más cara de la historia del cine español, dirigida por Alejandro Amenábar, triunfó sobre todo en los aspectos técnicos con siete galardones de los 13 a los que aspiraba.

Sin duda, nuestro cine nos deparó en la XXIV Edición de los Goya grandes sorpresas y alegrías. Una excelente realización y conducción de la gala, la convirtieron en un gran festival, un magnífico escaparate de nuestra creciente industria cinematográfica. No faltaron tampoco los efectos especiales en la gala, con una simulación de una inundación con Buenafuente mojado incluído, la introducción de elementos virtuales -el entrañable dibujo animado «Pocoyó» entregando un premio-, grandes clásicos como la reaparición de la infalible Rosa María Sardá, momentos emotivos -la entrega del Goya de Honor a Antonio Mercero-, e incluso dosis de suspense -la simulación del asesinato de Andreu Buenafuente al final de la ceremonia-.

¡Bravo por el cine español! Hemos dado una gran lección de lo que realmente podemos hacer, pero no tenemos que volver a atrás, sino que este es el inicio del camino que deben de seguir nuestros grandes profesionales. Muy grande por cierto el presidente de la Academia de Cine, Álex de la Iglesia, y las lecciones de humildad que dio en su discurso.

– Minutos finales de la gala, con la inesperada aparición y reconciliación de Pedro Almodóvar con la Academia de Cine:

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *