Martiño Rivas es Nacho Vidal: «Creo que mi físico me ha ayudado, fui afortunado con cómo salí»

Hablamos con Martiño Rivas y María de Nati, protagonistas de ‘Nacho’, la serie sobre la vida de Nacho Vidal que llega a Atresplayer.

Tras estrenar todos los capítulos de ‘Cristo y Rey’, Atresplayer Premium sigue apostando por los biopic. Así, este domingo 5 de marzo, la plataforma lanza ‘Nacho‘, la serie sobre la vida de Nacho Vidal que por fin llega a España después de que Atresmedia se quedara con la ficción protagonizada por Martiño Rivas y María de Nati después de descartarse la llegada a nuestro país de LionsGate+, la plataforma para la que estaba producida en un principio.

Producida por Bambú Producciones, ‘NACHO’ es una serie de ficción compuesta por 8 episodios de 50 minutos de duración. Está protagonizada por Martiño Rivas, y través de su figura conoceremos las luces y sombras de la polémica y multimillonaria industria del porno, así como el verdadero talento del protagonista, que va mucho más allá de sus famosos “25 centímetros». El ascenso a la fama del actor en los años noventa, así como el nacimiento de dicha industria en España, es el hilo conductor de serie, que podemos catalogar de comedia dramática.

Ante el estreno de ‘Nacho’ en Atresplayer Premium, en El Televisero hemos podido hablar con Martiño Rivas y María de Nati, dos de sus protagonistas. ¿Les ha costado grabar las escenas de sexo? ¿Les ha llegado algún tipo de oferta para hacer porno? A estas y otras preguntas nos responden en esta entrevista.

Entrevistamos a Martiño Rivas y María de Nati, protagonistas de ‘Nacho’

Martiño, apenas dudaste en aceptar el papel, pero tú, María, sí que tenías más miedo o reticencias al principio. Una vez estabais rodando, ¿os dio miedo de ver cómo se podía recibir la serie y vuestro trabajo y que os pueda cerrar puertas?

Martiño Rivas: Yo la verdad es que no he tenido ningún miedo. Me divertí mucho haciendo la serie y pocas veces puedo decir que me haya divertido tanto trabajando.

María de Nati: Siempre está ese miedo, porque al final todo esto depende de en qué manos te pongas y de quién lleve el volante. Pero el hecho de hablar con Teresa Fernández Valdés (productora y creadora) me hizo ver que iba a estar en buenas manos y que me iba hacer sentir muy partícipe y en un rol muy activo a la hora de abordar este tipo de secuencias donde estás más expuesta. Y ahora que lo veo con distancia creo que ha sido una batalla ganada porque creo que he aprendido mucho como actriz. Es el mayor regalo que me pueden hacer salir de la zona de confort y enfrentándome a mis miedos.

Las escenas de sexo siempre suelen ser las más complicadas. ¿Qué ha sido lo más embarazoso a la hora de rodarlas?

Martiño Rivas: A mí lo que más miedo me daba de esta serie y de las escenas era encontrar el tono. Era muy complejo porque pasa por emociones radicalmente opuestas. Era muy difícil aunar todos esos universos por los que se mueve Nacho y que todos confluyesen de una forma orgánica y que no fuese a saltos. Sino que realmente tuvieses la sensación de estar habitando un mismo cuerpo. Y luego las escenas de sexo a veces dices: ‘oye la cámara está muy cerca o igual este plano de mi culo lo estás aguantando en exceso’ (risas). Pero son cuestiones técnicas, al final es todo edición y montaje. Porque para este tipo de escenas te tienes que poner en manos del director, su gusto y su criterio. Y luego en el de Teresa, que sabía que ella quería hacer una serie que diese morbo, una serie elegante y nada obscena ni grosera y eso se notaba en el equipo. La prioridad es que se nos viese bien y físicamente sacar lo mejor de nosotros y que lo que se viese funcionase.

Nacho triunfó entre otras cosas por sus atributos. Martiño, ¿crees que tu físico ha sido una de las principales armas para haber triunfado?

Martiño: Yo creo que sí que me ha ayudado. A lo mejor me ha limitado en otros aspectos pero creo que en el horno materno me cocinaron con mucho cariño y fui bastante afortunado con como salí.

¿Cómo ha sido trabajar con Nacho? ¿Cuánto tienes en común con él ahora que te has puesto en su piel? ¿Te ha cambiado la imagen que tenías de él?

Martiño: Similitudes entre Nacho y yo son pocas. Aunque si he visto muchas cosas de Nacho que admiro y que me dan verdadera envidia como el vivir sin miedo. Nacho es una persona muy valiente y que tiene un concepto relajado de sí mismo. No se toma en serio y se permite equivocarse y meter la pata y no se fustiga por ello. No le atormenta como tampoco tiene miedo al futuro ni se queda demasiado anclado en el pasado. Tiene el superpoder de vivir en el aquí y en el ahora y eso es una cualidad que admiro porque no termino de conseguir del todo y eso a veces me hace bastante infeliz.

Hay muchos prejuicios con el porno y el sexo. ¿Creéis que esta serie va a romper tabúes y a abrir un debate sobre cómo se debe afrontar esta industria?

María de Nati: Creo que el hecho de hacer como que no existe o que no sea una industria que tiene tanta demanda no va a solucionar nada. Creo que sacarla de las sombras y entrar en materia y dar voz a las distintas variantes puede contribuir más a que se pueda regularizar de alguna manera o que se pueda hablar de una manera más seria y concisa sobre ello. Es un tema que incomoda mucho a la gente y donde se crean muchas contradicciones y ambivalencia pero creo que hablar de ello y darle su lugar es importante.

Ahora que has interpretado a un actor porno, ¿te ha llegado algún tipo de oferta en este sentido? ¿Te has planteado probar suerte en la industria y hacer alguna película?  

Martiño: A mí no, sé que a Andrés Velencoso sí porque lo contó en ‘El Hormiguero’, que Juani le ofertó trabajar en la Sala Bagdad.

María de Nati: A mí también.

Martiño: ¿A ti también? Pues soy el único al que no (risas). A lo mejor es que me he encasillado como niño bueno, pero podría tener un rol de monaguillo travieso (risas).

Martiño vuelves a Atresmedia, la casa que te vio nacer con solo 21 años en ‘El Internado’, ahora que se habla tanto de la salud mental y de la presión. ¿Cómo gestionaste convertirte en el icono de toda una generación como lo fue Nacho también en su momento?

Martiño: En su momento lo llevé bastante regular y ahora lo llevo bastante mejor. La fama tiene algo raro cuando te reconocen o cuando en la calle se arma cierto revuelo porque pasas por delante de un colegio o se baja una excursión de un autobús y de repente sientes invadido tu espacio personal. Eso a mí antes me colocaba en un lugar muy incomodo. Pero luego cuando el autobús pasa de largo y nadie te señala piensas pues no estaba tan mal (risas). Hay que buscar el equilibrio y entender que la fama es algo transitorio que viene y va. Y que eres un afortunado si alguna vez caes en una serie que pegue tanto como pegó ‘El Internado’. No creo que nunca vuelva a participar en ningún éxito tan rotundo como lo fue aquella serie. No porque sea pesimista, sino porque en aquel momento solo había seis canales de televisión, nosotros teníamos un share de un 30% y casi 5 millones de personas que veían la serie todas las semanas y eso difícilmente se va a repetir.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

estrenos mayo netflix filmin atresplayer
Una vida menos en Canarias