El muy mal trago de Alberto Chicote en ‘Pesadilla en la cocina’ que acabó de la peor forma: «Me voy»

Alberto Chicote Pesadilla en la cocina
Alberto Chicote Pesadilla en la cocina

Alberto Chicote se enfrentó al dueño del Hotel Juan Manuel después de que este, fuera de sí, decidiera darle plantón en medio de un servicio

Se han vuelto a vivir momentos de alta tensión en ‘Pesadilla en la cocina‘. Alberto Chicote tuvo que poner en su sitio al cocinero del Hotel Juan Manuel después de que este no aceptara las críticas, le desafiara sin miramientos e incluso le dejara plantado en medio del servicio. Fueron tales los instantes de tensión que se vivían que el cocinero llegaba hasta utilizar a Cristina Pedroche para atacar al popular chef.

El enfrentamiento entre ambos empezaba desde el principio. Tras conocer al ‘Chicote de Zamora’, apodo por el que es conocido el dueño del Hotel Juan Manuel, Alberto Chicote probaba los platos que ofrecía el local, pero sus críticas eran demoledoras, algo que no hacía ninguna gracia al propietario: «¡Pero no me toques los huevos, que es un asado, que esto no es un cocido!«, gritaba desde la cocina.

Mientras tanto, Chicote escuchaba atento los gritos desde el salón, donde se interesaba por lo que estaba ocurriendo. «¿Qué le enfada tanto a tu padre?«, le preguntaba al camarero, que no dudaba en dejar en evidencia a su padre: «Él opina que lo hace bien todo«. A todo esto, el dueño seguía con sus duros ataques al presentador del programa: «Le hemos ofendido porque le hemos dicho que hay otro Chicote. La cosa es muy sencilla: yo me voy con la Pedroche a dar las campanadas y él que se quede aquí cocinando«.

Más tarde, después de que Alberto Chicote probara los platos del local, decidía adentrarse en la cocina, donde se llevaba una nueva desilusión: «Hostia, vaya cocina grande, ¿no? Yo pensaba que iba a ser como un cuchitril, porque por la carta que tienes pensaba que no tenías opción de hacer más cosas», le echaba en cara al cocinero.

Tras esto, ambos se ponían a debatir sobre el bacalao que se servía en el local. El dueño consideraba que estaba «exquisito» pese a que Chicote intentaba explicarle cómo era una buena receta de bacalao y ajoarriero: «Para mí, está bien». Sin embargo, Chicote no iba a dar su brazo a torcer y lo dejaba en evidencia delante de su personal: «Esto arrastra en la boca que tira de culo».

Era Valentina, la ayudante de cocina, quien sí daba la razón a Alberto Chicote, lo que aumentó la furia del responsable de cocina del Hotel Juan Manuel: «Tengo una ayudante de cocina que es un poco cabrona. Creo que ha querido ganarse galones y se han llevado entre los dos el triunfo, porque le ha dado la razón a Chicote».

La tensión en el restaurante iba in crescendo conforme pasaban las horas. El servicio tras la visita de Alberto Chicote iba de mal en peor. «Jefe, ¿el pulpo de la mesa 15, qué pasa? Llevan media hora esperando la comanda, hostia«, se quejaba el camarero ante la pésima gestión del cocinero, que en cambio no hacía autocrítica.

«Este servicio que estamos dando es una puta mierda», le echaba en cara Chicote a la vez que le recriminaba el ajorriero que estaba sirviendo. «¿Qué pasa? Que no es el tuyo, ¿no? No tiene por qué ser malo. (…) Es el mío, el del puto jefe. El que se hace en esta casa, me cago en Dios. El que digo yo y el que comen mis clientes», le gritaba entonces al comunicador de La Sexta de manera descontrolada, perdiendo por completo los nervios.

El cocinero, finalmente, se acababa hartando de Alberto Chicote y decidía abandonar las cocinas, dando platón al programa. «Como eres tan bueno y haces las cosas tan bien y no tengo ni puta idea de cocina, aquí te quedas. Te coges el gorro y los fogones y a ver qué tienes huevos de sacar, que yo me voy ¡ya!«, le soltaba al chef.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

El Gran Wyoming en 'El Intermedio'
Nuevo logo e imagen de La Sexta.