OpiniónPortada

Crítica de la semana: Patricia Conde, la tele es mentira… pero eso ya lo sabías

Cada año hay algún famoso que raja contra ‘MasterChef Celebrity’, y en esta ocasión la alumna díscola de esta edición ha sido Patricia Conde.

‘MasterChef’, después de mil ediciones, sigue siendo uno de los valores más seguros de RTVE. Ya sea en cualquiera de sus versiones, el formato culinario continúa gozando del respaldo de la audiencia. ‘Masterchef Celebrity‘ cerraba esta semana su andadura con un destacable 15,4% de share. La incombustible Lorena Castell se proclamaba ganadora de la edición, reafirmándose como uno de los pocos personajes televisivos que aún destilan cierta frescura. Sin embargo, su victoria quedó en segundo plano gracias a la “denuncia” pública que hizo otra de las concursantes al borde de la final.

Cada año hay algún famoso que raja del concurso y en esta ocasión no podía ser menos. La alumna díscola de esta edición ha sido Patricia Conde. En su post en redes la actriz vendría a lamentar que su personalidad no encajaba con las dinámicas del concurso. Pero vayamos a las fuentes; este era parte de su texto en Instagram: “Un día alguien dijo “esto es un show más que un programa de cocina”. Ha habido amor, ha habido guerras , yo siempre he sido partidaria del amor y del humor. Me bloqueé ante TANTA presión y me encantaría que no hubiera sido así.” También escribió que “la tele es mentira”, pero parece que este comentario ya no puede leerse en su post. Misterios de la vida. 

Más allá del balance de concurso, Conde, y eso la honra, aprovechó para agradecer al equipo del programa su trabajo. Pero el buen rollo y las buenas palabras duraron poco. A los dos días la actriz subió considerablemente la apuesta al insinuar que andaba medio descafeinada en la recta final del programa por no drogarse, cosa que sí hicieron otros dos concursantes. Se acabaron las sutilezas, directa al graMo!

Hasta aquí la exposición de los hechos, ahora vamos a por el análisis. Como persona que ha trabajado en varios programas de televisión en los que la materia prima son los seres humanos, famosos o no, intuyo que trabajar con personas como Patricia Conde debe ser peor que una fístula en el culo. Intentar sacar adelante un contenido y encontrarte la desidia de una de las protagonistas es terriblemente frustrante. 

«Patricia, esto de sentenciar que la televisión es mentira como si hubieras descubierto la penicilina no te pega»

Cuando hacemos televisión, tanto los que estamos delante como los que estamos detrás, debemos remar en el mismo sentido. No me quiero imaginar lo que tuvieron que sudar esos redactores para arrancarle declaraciones a la concursante. Esas cosas que nunca se ven en la TV, pero que dejarían en muy mal lugar a las estrellitas de ciertos programas.

Es insoportable intentar hacer un programa de televisión con alguien que parece que te está haciendo el favor a ti. Y más cuando dicho personaje también recibe un beneficio económico por ello (en este caso infinitamente superior al tuyo). Puedo llegar a entender el desconcierto o la decepción en el caso de una persona anónima que se anima a participar en un reality; pero, ¿una persona como Patricia Conde que lleva más de 20 años en la tele? De verdad, ¿ahora se da cuenta de qué va la vaina? 

Patricia, nunca leerás esto, o sí, pero esto de sentenciar que la televisión es mentira como si hubieras descubierto la penicilina no te pega. Eres lista y tienes un CV en el medio bastante extenso, ya podías intuir que participar en ‘MasterChef’ era algo más que salir monísimos en el video presentación y cocinar una sepia a la plancha.

El contenido televisivo siempre parte de la realidad, pero esta viene aderezada por una salsa que empieza a fluir desde el momento que se aprieta el REC. Por eso hay un equipo humano al otro lado de las cámaras, para salpimentar y darle forma a la realidad. El entretenimiento televisivo es lo que tiene, es como una gran obra de teatro en la que el principal objetivo es, precisamente, que todo parezca de verdad. 

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *