Pablo Motos destapa el gran secreto de ‘El Hormiguero’: el origen de Trancas y Barrancas

El presentador confesó este martes como crearon él y Jorge Salvador a las mascotas del programa.

Pablo Motos reveló este martes uno de los mayores secretos de ‘El Hormiguero’ este martes. Y es que si hay alguien que son los grandes protagonistas del programa son Trancas y Barrancas, quienes incluso estuvieron a punto de dar nombre al programa.

Ahora tanto él como Jorge Salvador han querido contar como surgió la creación de las hormigas hace 14 años. Fue en una reunión en un hotel cuando estaban ideando la creación del programa para las tardes de los domingos en Cuatro.

Por aquel entonces, Motos le dijo a Salvador que su idea es que el programa tuviera dos marionetas a modo de calcetines con ojos que hablasen en la mesa del programa. «¿Vamos a sacar dos muñecos de trapo? No me podía creer que iba a tener que ir a un directivo a decirle que íbamos a hacer eso», recordaba el productor y ahora colaborador.

«Pablo estaba convencido de que tenían que ser dos calcetines con ojos. Le intente convencer de que no era buena idea», prosiguió contando Salvador al respecto. «Le propuse que fueran dos hormigas, porque el programa se llamaba ‘El Hormiguero‘», añadía.

«A mí me parecía buena idea que salieran dos pies de la mesa que hablaran», se defendía Motos. A partir de entonces, pidieron que les hicieran varios bocetos de las que serían las «mascotas» del programa. Unos bocetos que este martes pudimos ver por primera vez.

Tras ello, Motos reveló que consideraba que tenían que tener ojos que se movieran. «Los ojos son huevos de gasolinera [el envoltorio de los artículos que tienen un juguete dentro], con muelle y un punto negro», recordaba. Una vez los tuvieron empezaron a pensar en los nombres que tendrían las mascotas y fue Marron quien dio con sus nombres: Trancas y Barrancas.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

Pablo Motos y Miguel Ángel Revilla
Pablo Motos Revilla El Hormiguero