«Todavía tengo pesadillas»: Miguel Frigenti conmociona al contar lo que ha contado por ser gay

Miguel Frigenti narra a través de su Instagram el bullying que sufrió por su orientación sexual.

Miguel Frigenti se ha sincerado con sus seguidores al contar su dura infancia por el bullying que le hicieron por ser gay. Aunque ya su madre desgarró a la audiencia con su testimonio en ‘Sábado Deluxe’, esta vez ha sido el propio colaborador quien se ha desahogado. Ha sido con motivo del día del Orgullo LGBTI por lo que ha hecho públicas en su cuenta de Instagram las continuas agresiones que sufrió por su orientación sexual. Ahora, con el paso de los años, el periodista reconoce sentirse liberado y más orgulloso de nunca de ser quien es.

«Escribir esas palabras me liberaron. Lo superé. Superé lo que me hicieron. Soy libre», ha empezado diciendo para dar paso a su escrito: «Se supone que la infancia debe ser la mejor época de tu vida. Todos los niños merecen ser respetados y queridos, pero la realidad es bien distinta». Y es que asegura que él no tuvo infancia: «Me la robaron entre todos». A la vez, asegura que aún, treinta años después, tiene secuelas por aquel sufrimiento y aquel acoso en que los insultos, las palizas y el miedo se convirtieron en su día a día.

Miguel Frigenti asegura seguir teniendo pesadillas por lo que le hicieron por ser gay: «Todavía tengo pesadillas en las que vuelvo a estar apoyado en un muro de color verde, en el centro del patio del colegio, completamente solo, con mis pensamientos y el único consuelo de una voz interior que me dice que en el futuro todo cambiará. Que todos los que me insultan y desprecian me verán salir adelante». Es más, insiste en que no sabe si algún día superará tanto sufrimiento.

«Que te tiren las sillas de clase encima, que te lancen comida en el comedor del colegio y que nadie haga absolutamente nada para impedirlo. Que tu tutor te envié al pedagogo de turno y que a tus padres les digan que el problema lo tienes tú por ser demasiado rebelde. Y que te esperen cuatro personas en la puerta del colegio mientras una manada hace corro esperando para ver como te pegan patadas en el estomago y ningún profesor haga nada», cuenta sobre su sufrimiento.

Frigenti anima a denunciar a todos aquellos que sufren LGBTIfobia: «Les digo que no callen, y que no se sientan culpables»

E insiste en la importancia de pedir ayuda, aunque él, por desgracia, no lo hizo. Relata como sufría acoso por algunos profesores, como el de matemáticas, que lo sacaba a la pizarra para humillarlo. Y tiene muy claro los motivos que lo llevaron a no pedir ayuda: «Supongo que me sentía culpable y acepté la violencia porque la gente me decía que lo merecía.  Acepté esas humillaciones como parte de la rutina diaria. Era un infierno constante, era mi vida. Hoy me pregunto cómo un docente, un adulto, era capaz de maldecirme con palabras de tanto peso: «Inútil. No vas a llegar a ningún sitio’».

Para acabar, Miguel Frigenti cuanta como pidió ayuda a través de una carta en la que le confesaba a una profesora todo lo que estaba padeciendo. Este no es más que un ejemplo más de superación y que señala la importancia de denunciar. Los agresores no pueden quedar impunes. «Les digo que no callen, y que no se sientan culpables. No son inferiores y el sol siempre sale, aunque a veces tarde en hacerlo. Los sueños se cumplen y llorar no es malo».

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

Imagen de 'Viernes Deluxe'.
'TardeAR' borra todo rastro de 'Sálvame'