Eneko, tras ganar ‘MasterChef 11’: «Las polémicas con Luca eran más por lo que pasaba en la casa»

Entrevistamos a Eneko Fernández, un día después de convertirse en el ganador de 'MasterChef 11' tras imponerse a Álex en un reñido duelo final.

Eneko Fernández
Eneko Fernández, ganador de 'MasterChef 11'. | TVE

Eneko Fernández cumplió este lunes su sueño y se convirtió en el ganador de la undécima edición de ‘MasterChef’ en TVE. Lo hizo tras enfrentarse a un reñido duelo final con Álex, al que llamaba su «hermano pequeño» o «hijo» después de presentar un menú dedicado a su mujer y a sus hijas.

Este zaragozano de 38 años ha conseguido por fin estar orgulloso de algo. Y es que después de una vida dedicada al fútbol y de tener que retirarse por diferentes lesiones, Eneko ha encontrado su gran pasión en la cocina. Ahora tras su victoria,  logra un premio en metálico de 100.000 euros, la publicación de su propio libro de recetas y un máster en Cocina, Técnica y Producto impartido por la Basque Culinary Center.

Pocas horas después de la emisión de la gran final, Eneko ha hecho balance de su paso por ‘MasterChef 11‘, lo que ha supuesto esta edición tan complicada y larga y cómo fue competir con Álex en el duelo final. Además, en esta entrevista exclusiva hablamos con él de algunas polémicas como las protagonizadas por Luca y su futuro en televisión y en el mundo de la cocina.

¿Cómo te sientes tras haber sido el ganador de ‘MasterChef 11’, la edición más grande de toda la historia?

Ha sido increíble. Estoy muy muy feliz. Un sueño. Me siento creo que por primera vez en mi vida un poco orgulloso de mí y de lo que he hecho. Creo que ha sido el programa perfecto. Si yo hubiera escrito este camino no lo habría hecho mejor. He disfrutado como un niño y además todo ha salido redondo así que feliz.

Fuiste el primero en ganar la chaquetilla. ¿Cómo viviste ese momento? ¿Y cómo fue la prueba de seguir al chef de espaldas?

Fue muy difícil y de estar concentrado. Ayer viendo la final que la vimos varios compañeros en el local de Lluís en Madrid, vi que me preguntaban mis compañeros y yo ni les contestaba pero porque estaba tan concentrado en solo escuchar al chef que no me enteraba de lo que pasaba a mi alrededor. Fue muy complicado y encima estuvo la tensión de Lluís que lo pasó fatal con el jurado y era como ‘ostras, a ver cómo acaba esto’.

Justo cuando te dieron la chaquetilla dijiste que te encantaría enfrentarte a Lluís, ¿fue precisamente para motivarle después del rapapolvo que recibió de los jueces?

Sí, creo que fue una prueba en la que Lluís lo pasó muy mal y se sintió atacado y quería darle un abrazo y un apoyo en ese sentido para darle fuerzas de cara a la prueba de exteriores en la que luego lo hizo muy bien en el restaurante de Martín Berasetegui. Pero si que fue una prueba muy difícil y tuve la suerte de llevarme la primera chaquetilla.

Al final te tocó competir con Álex, uno de los favoritos de la edición…

Bueno te digo que en el momento este en el que podría haberme batido en duelo con Álex, con Lluís o con Pilu al final te tienes que mojar y según el momento te viene una cosa a la cabeza y dices uno. Pero con ellos creo que todos se lo merecían mucho. Por ejemplo, Pilu creo que ha sido la que ha tenido el programa más bonito a nivel de evolución y se lo merecía también.

¿Cómo fue enfrentarte con Álex en el duelo final siendo amigos o como decías tu hermano pequeño?

Pues nos lo tomamos con toda la naturalidad del mundo. Me siento muy orgulloso de que todo se haya vivido con la máxima deportividad y que se haya trasladado a la pantalla que se puede competir de forma sana. Es una competición muy exigente y muy dura pero nosotros hasta el último momento fue todo muy deportivo y muy generoso. Y me gusta que pueda servir de ejemplo a todo el mundo de cómo se debe competir.

El duelo entre los dos fue muy reñido. ¿En qué momento pensaste qué podías ganar? ¿Y qué crees que tenía tu menú para convencer más a los jueces que el de Álex?

Yo creo que en el momento en el que fui más consciente de que podía ganar fue en el postre porque hasta entonces las valoraciones habían sido muy parejas pero en el postre se decantaron más a mi favor y me entraron los nervios.

Y con respecto al menú, creo que al final la tensión del momento marca mucho las cosas. Álex tuvo la mala suerte de que se le empezó a complicar el tema del chocolate porque era muy difícil y quizás eso jugó a mi favor porque no tuve ninguna complicación a la hora de elaborar el menú y pude disfrutar mucho cocinando. Y creo que al final esas pequeñas cosas son las que pueden marcar la diferencia.

Eneko: «Es más complicado ‘MasterChef’ que estar en los campos de fútbol»

¿Qué balance haces de tu paso por el programa? ¿Hay algo de lo que te arrepientas?

No me arrepiento de nada. Desde el primer día fui yo mismo. Al principio tenía más nervios y vergüenza pero creo que he enseñado mi personalidad al 100% y creo que la gente me ha podido conocer a través del programa. Tenía muy claro que no quería hacer un papel ni jugar cualquier otro tipo de carta que no fuera ser yo mismo. Tengo unas hijas en mi casa viendo el programa y quería que me reconocieran y vieran de ejemplo que siendo tú mismo también puedes conseguir las cosas. Y jugué el partido así desde el principio y me ha salido genial.

Ha sido la edición más dura hasta la fecha con el doble de concursantes, el doble de pruebas. ¿Cómo lo habéis vivido? ¿Cómo ha sido la presión de tantos cocinados, tantos compañeros compitiendo?

Lo más complejo al final es la convivencia porque meter a tantas personas en una casa pues eso parecía un colegio mayor al principio y es más difícil de gestionar. Porque además solo había una cocina y a la hora de hacer pruebas y cocinar era complicado.

Pero luego lo de que hayamos hecho tantas pruebas y programas, yo es que lo veo positivo. Aprendí tanto, tuve la oportunidad de aprender más que en el resto de las ediciones. Si en lugar de cocinar 14 veces cocinamos 25 pues oye bienvenido sea. Al final en las catas y valoraciones de los jueces se aprende mucho.

‘MasterChef’ es un programa duro y con mucha presión y competitividad. Pero tú era algo a lo que estabas acostumbrado como futbolista. ¿Qué ha sido más duro estar en los campos de fútbol o en las cocinas de ‘MasterChef’?

Pues las dos cosas son difíciles pero casi te diría que es más complicado ‘MasterChef’. Pero si es verdad que la experiencia de futbolista me ha ayudado mucho. Y luego yo tenía una espinita clavada que era de no haber sabido gestionar la presión y la exigencia en mi carrera deportiva y no conseguí brillar como debería y eso me ha servido para ahora dar ese paso adelante y de decir aquí estoy yo como el día de la doble capitanía.

Ahora que se habla mucho de la salud mental, ¿has sentido mucha presión? ¿Has necesitado tirar del psicólogo que pone el programa?

Pues no, mira al revés, creo que lo he vivido de forma muy sana. Y en la casa también lo vivimos todos así. Es verdad que es un programa exigente pero a pesar de los mini rifirrafes que se han podido ver nos hemos apoyado mucho entre todos, y sobre todo al final porque estábamos gente que nos queríamos mucho y que éramos muy cercanos. La exigencia estaba en las cocinas, pero luego llegábamos a la casa y comentábamos todo lo que nos pasaba e intentábamos apoyarnos los unos a los otros.

No hay duda de que uno de los grandes protagonistas de esta edición ha sido Luca. ¿Cómo ha sido convivir con él? ¿Cómo te llevas tú con él? ¿Es así como ha aparecido en la televisión o estaba todo forzado?

No, Luca es tal cual se le ha visto 24/7. Es un tío que yo al principio le decía que parecía un extraterrestre porque no creía que pudiera ser así pero es así. Y lo bueno que tiene todo esto es que Luca es así y punto. Su personalidad es 100% como se ha mostrado en el programa y eso me gusta porque no ha ocultado nada. Para mí convivir con él ha sido fácil porque he conseguido conocerle y creo que le ha venido de maravilla estar en ‘MasterChef’ porque el programa le ha dado la oportunidad de crecer y de formarse como persona en unos valores que él no tenía cogido. Y eso creo que ahora lo tiene que usar como una herramienta para su futuro.

Se ha hablado mucho de los tongos y del favoritismo de los jueces hacia Luca, ¿Cómo lo has vivido tú? Además tu formaste parte de la polémica del robo del apionabo, ¿Qué pasó en realidad?

No, no ha habido nada de eso, al final las redes son las redes y cada uno opina lo que considera. Y con lo del apionabo es que yo no le quité nada ni el apionabo ni el vinagre que no aparecían en su cesta. Creo que fue cosa de la edición y el montaje que enfocaron su cesta cuando él ya había sacado los ingredientes antes.

Pero bueno al final con Luca las polémicas eran más por lo que pasaba en la casa, que si alguien le había dicho no sé qué o había hecho no sé qué. Y yo creo que al final eran cosas más de juego de niños y juego de la casa que al final salían en el programa pero creo que a mí al final no me han salpicado.

En esta edición se ha hecho bastante hincapié en los problemas de convivencia y en lo que sucedía en la casa. ¿Crees que se ha potenciado más el factor reality y se ha dejado un poco de lado la cocina?

No sé que decirte, quizás al principio si que en la primera mitad del programa se hablaba más de las cosas que pasaban en la casa porque parecía que había más problemas e historias pero creo que también es bueno que la gente en sus casas nos conozca y sepa cómo reaccionamos en esas situaciones y vean quién es más polémico, quién se moja más o menos, quién hace porque las cosas vayan bien y creo que al final eso hace que la gente empatice más con los concursantes y conocernos más al nivel personal. Pero creo que en la segunda parte del programa se ha centrado todo más en la cocina y no ha habido tantos líos. Y está bien porque es para lo que yo vine a ‘MasterChef’, yo quería una nueva vida como cocinero y por eso vine.

Durante el programa te enteraste de que vas a ser padre de otra niña. ¿Ha sido duro dejar a tu mujer y a tus hijas solas? ¿Llegaste a plantear tirar la toalla en algún momento?

No, no al revés fue ella la que no me dejó ni planteármelo. Tengo que estar muy agradecido a Cris porque ha tenido una generosidad increíble al hacer que el sueño que era mío fuera el sueño de toda la familia y ella me decía ‘ no te preocupes, aprovecha la oportunidad’.

«Lo más complejo ha sido la convivencia, la casa parecía un colegio mayor, y es más difícil de gestionar»

El mayor premio de este programa es el Master en el Basque Cullinary Center pero también están los 100.000 euros. ¿Has pensado qué vas a hacer con el dinero?

Pues de momento no, lo que pienso es invertirlo en el tiempo que necesito para formarme porque necesito estar en el Basque Cullinary Center, necesito estar con Jordi en el ABac formándome con él ese mes que tengo. Y a través de esos conocimientos que adquiera y de empaparme de los chefs profesionales empezar a darle forma al proyecto que monte de cocina y utilizar el premio para eso.

Y también estoy muy ilusionado con el tema del libro de recetas que sale ya mañana, estoy como loco, no me lo creo, me siento como un niño pequeño de pensar que voy a tener un libro mío de recetas.

Ahora que tienes claro que la cocina es lo tuyo, ¿cómo te planteas tu futuro laboral?

Pues tengo claro que va a ser en las cocinas. Quiero aprovechar la formación para comentarles las dos o tres ideas que tengo en la cabeza a los profesionales para ver que les parece y me aconsejen. Pero todavía estoy en pañales y no tengo conocimiento suficiente como para montar algo ya.

¿Cómo te has visto en la faceta televisiva y cómo te has visto en ese aspecto?

Como quería ser yo mismo, me he quitado todas las presiones de encima. Que lloraba pues lloraba, que estaba triste o enfadado pues igual. No me he limitado ni capado en nada, me he mostrado tal y como soy. Y creo que el programa también me ha valorado el ser así de transparente. Me he sentido muy satisfecho porque más allá de sentirme valorado como cocinero también me he sentido muy valorado como persona tanto por mis compañeros como por los jueces.

¿Le has cogido el gusanillo a la tele? Muchos ex-concursantes de ‘MasterChef’ han acabado dando el salto a otros realitys como ‘Supervivientes’? ¿Te planteas algo así? ¿O tener un espacio de cocina en televisión?

No, realitys no, tengo claro que lo que quiero es enfocarme en la cocina. Pero si que es verdad que me encantaría poder hacer algo de tele o de comunicación siempre que esté relacionado con la cocina. ¿Por qué no? Creo que es un mundo interesante para experimentar.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

Maxi Iglesias
Pedro Almodóvar habla como nunca antes de lo que pasó con Verónica Forqué en ‘MasterChef’