Crítica ‘La Unidad Kabul’: un magistral cierre que ahonda en el germen del terrorismo yihadista

Tras dos brillantes temporadas, 'La Unidad' se despide con una tercera, y última tanda, a la altura de las circunstancias.

La Unidad Kabul
Imagen de 'La Unidad Kabul' | MOVISTAR PLUS

Movistar Plus+ lleva dando muestras de un cuidado diferente con sus series desde hace ya años. Apostando por nuevos talentos y mezclándolos con grandes nombres de siempre, está estrenando varias series que se encuentran entre lo mejor de nuestra televisión. Recientemente apostó por el drama independiente e intimista de ‘El hijo zurdo‘, con una apoteósica María León. Y ahora da un giro de 180 grados, con la tercera y última temporada de ‘La Unidad’, rebautizada como ‘La Unidad Kabul‘, que llega este jueves 18 de mayo a la plataforma, y en la que despide a la serie por todo lo alto, con un despliegue de medios increíble.

Creada por Dani De la Torre y Alberto Marini, esta serie sobre el terrorismo yihadista nos ha ido dando muestras de todas las capas que conforman uno de los mayores horrores de nuestra sociedad actual. Cada temporada ha querido centrarse en una parte del problema: cómo funciona el terrorismo, cómo se lo intenta parar desde occidente y ahora, cómo y por qué nace ese germen del odio, esa semilla que puebla en el corazón de los terroristas que prefieren dar su vida para quitársela a otros.

El reparto sigue rayando a una altura impresionante. Nathalie Poza, Michel Noher, Fariba Sheikhan, Mehdi Regragui, Marián Álvarez y la debutante Shabnam Rahimi. Todos cumplen y no solo se debe a su capacidad actoral, sino a la dirección de actores del propio Dani De la Torre. Sabe qué puede sacar de su reparto, que conocen a sus personajes a la perfección, mimetizándose con ellos desde el primer minuto en pantalla.

¿De qué va ‘La Unidad Kabul’?

En una nueva misión, varios agentes de La Unidad se encuentran en Afganistán unos días antes de que Kabul sea tomada por los talibanes y España inicie la evacuación de civiles y colaboradores. Su objetivo es verse con un infiltrado que tiene información acerca de un posible atentado en Europa, pero se ven sorprendidos por los enfrentamientos entre muyahidines, talibanes y fuerzas del ISIS-K y acaban envueltos en una situación peligrosa.

Humanidad ante el horror

La serie comienza con un resumen de la historia reciente de Afganistán, sobre la retirada de tropas internacionales y la situación actual con el régimen Taliban, que somete al pueblo afgano a sus intereses. Es un buen inicio que ya nos pone en el centro de mira, ya nos mete de lleno en la trama, culminándolo con las calles de Afganistán y la aparición de Miriam, con hiyab y cara de preocupación. Si algo destaca en ‘La Unidad Kabul’ es la capacidad que tiene de bajarnos al barro, de llevarnos de la mano para luego soltarnos en medio del caos, creando tensión con muy poco.

Ya desde ese principio, la tensión nos acompaña, porque ni sabemos a dónde va Miriam, y eso solo nos hace pensar que algo no va bien, que el peligro le acecha en cada esquina. Esa será la máxima de la serie, para la que no hay descanso. Sí, hay mucho diálogo y muchas escenas de interior. Pero la tensión sigue siendo palpable, y eso es un punto a favor, muy difícil de conseguir.

Pero la serie no se olvida de la humanidad que hay tras el horror. Por ejemplo, con la amistad que entabla Marcos con Amán, un niño afgano al que busca sacar del país ante la complicada situación actual. Porque al final esta temporada de ‘La Unidad Kabul’ busca hablar sobre eso, sobre la evacuación de aquellas personas que se han visto atrapadas en medio de un régimen Taliban dictatorial y machista. Otro de los temas de esta temporada también es el odio generado hacia Occidente, de dónde viene y lo que provoca, lo que enfrentará a los protagonistas contra sus propias convicciones.

La lucha del pueblo afgano. | Movistar Plus+

Un despliegue de medios impresionante

10 semanas de rodaje. Más de 30 localizaciones de Madrid, Almería y Pakistán. Un equipo formado por 300 artistas y técnicos. Alrededor de 130 actores y extras. Escenas de acción que han incluido a 40 especialistas, entre ellos 28 jinetes. Esos son solo algunos de los números que conforman esta última temporada de ‘La Unidad Kabul’. En series norteamericanas, no debería sorprendernos. De hecho, serían números bastante bajos para la espectacularidad a la que nos tienen acostumbrados. Pero en España, estos datos dan cuenta del nivel de producción que ha habido detrás.

Ya desde el comienzo podemos notarlo. El primer capítulo sienta las bases de lo que estará por llegar, con momentos más de thriller y otros más de drama humano. Muchos de ellos culminando en un final sorpresa en el capítulo 4 que desembocará un final inevitable en los dos episodios siguientes.

Un punto a favor de esta temporada, además, será separar a los personajes principales. Cada uno con una trama independiente pero hiladas y conectadas entre ellas. Al contrario de lo que podría parecer, no divide la atención, sino que todo suma, para llegar a un cierra inevitable, a un momento de emoción provocado por toda la tensión acumulada.

Un despliegue de medios sin precedentes. | Movistar Plus+

Nathalie Poza, sobresaliente

Pero, si algo hay que destacar en esta última temporada, es el apartado de las interpretaciones. Y, entre todas, sobresale una Nathalie Poza entregada en cuerpo y alma a Carla. Nos reencontramos con su personaje ya fuera de la policía. Aunque debido a diferentes factores que no vamos a desvelar, tendrá que regresar al Cuerpo, y enfrentarse directamente con esos terroristas que tanto le han quitado en el pasado. Su interpretación, contenida y meticulosa, acaba siendo de una naturalidad apabullante. Sobre todo en el capítulo final, en un diálogo tosco y duro en inglés, dando muestras de su capacidad actoral.

Pero no está sola. La debutante Shabnam Rahimi sorprende y para bien. Su expresividad, su delicadeza pero también su fuerza, hacen de ella una actriz a tener en cuenta. Roba cada escena en la que aparece, y dota a su personaje de una humanidad perfecta. Es en ella donde más vemos esa vertiente machista que sufren las mujeres en Afganistán, abandonadas a su suerte por los gobiernos occidentales.

Marián Álvarez y Michel Noher también cumplen a lo largo de los seis episodios, cada uno con su trama, y haciéndonos olvidar que estamos viendo una serie. Por momentos, ‘La Unidad Kabul’ podría recordarnos a ‘Homeland’ y su giro radical a partir de la temporada cuatro. Un muy buen cierre para una serie que ha arriesgado y, aunque no ha tenido la prensa que merecería, ha sido fiel a sus principios, cerrando el círculo de manera magistral.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

Bellas Artes
Galgos

Archivado en

·