Incredulidad por lo sucedido en la llamada de ‘El Hormiguero’ con una espectadora que acaba así

Pablo Motos intentó repartir una noche más la tarjeta de 'El Hormiguero' junto Julián López y no dieron crédito a lo ocurrido en directo.

Pablo Motos y Julián López en 'El Hormiguero'
Pablo Motos y Julián López en 'El Hormiguero' | Atresmedia

Julián López fue el encargado de protagonizar la vuelta de ‘El Hormiguero’ después de las vacaciones. El actor acudió para hablar de su nueva película ‘Matusalén’, y tras una entrevista llena de risas, llegó el momento clave de la noche. Pablo Motos y el humorista intentaron con todas sus fuerzas repartir la tarjeta OpenBank de 3.000 euros que sorteaban esa noche, pero se encontraron con una situación que jamás podrían haber imaginado.

«Nos están colgando todos», comenzó lamentando el presentador, que había acumulado ya varios intentos nada más empezar la sección. Entonces, por fin una persona descolgó el teléfono. Julián López quiso convencerla rápido, pero pronto, tanto el presentador como las hormigas se dieron cuenta de que iba a ser una llamada un tanto complicada por la desconfianza de la espectadora.

Pablo Motos y la «anónima» de ‘El Hormiguero

Tras largos silencios, la interlocutora se limitaba a contestar con un tímido sí cada vez que le preguntaba. «¿Cómo te llamas?», terminó preguntando la hormiga. «Ay no sé, esto es una broma», contestó la espectadora despertando el pánico en el público, que ya lamentaban otra llamada fallida.

Pablo Motos y Julián López en 'El Hormiguero'
Pablo Motos y Julián López en ‘El Hormiguero’

«¿Qué podemos hacer para que veas que no es una broma?», preguntó algo desesperado Pablo Motos. «Si nos dices tu nombre, o un nombre que te inventes, podemos ponerlo en la tele. Si quieres un pseudónimo, puedes decir me llamo ‘anónima'», sugirió entonces Trancas. Pero la afortunada seguía respondiendo con monosílabos e ignorando las preguntas.

El silencio entre cada respuesta generaba cada vez más incertidumbre, y las hormigas comenzaron a desvariar en la mesa. «¿Tu casa es muy grande no? A lo mejor no necesita los 3.000 euros», preguntó Barrancas mientras seguían esperando a que la misteriosa espectadora, que se había negado a decir su nombre, pusiese la televisión.

Después del vigeismoquinto «Sí» de la ‘anónima’ se desató la risa en plató. «¡Nos está gastando una broma ella a nosotros!», exclamó una de las hormigas impaciente, mientras que la otra se dirigió directamente a la interlocutora. «Pero escucha, ¿por qué hablas todo el rato con ironía?», espetó Barrancas en tono de burla. «No vaciles, ayúdame de vez en cuando», suplicó Pablo Motos, algo superado por la situación.

«¿Anónima te lo crees ya?», preguntó con cierto retintín el conductor de ‘El Hormiguero’ después de escuchar que la afortunada ya había puesto el programa en su casa. «Anónima ¿Quieres decirnos tu nombre real o te mola anónima?», preguntó la hormiga. Entonces ‘anónima’ se despojó finalmente de su apodo para confesar que se llamaba Mari Carmen.

La respuesta final de «Anónima»

Entre aplausos del público, que estaba completamente entregado en la llamada de la noche, llegó el momento de la gran pregunta. «Julián te va a hacer una pregunta, y si sabes la respuesta te llevas», intentó explicar Pablo Motos antes de ser cortado por la espectadora. «Seguro que no la sé», lamentó Mari Carmen antes de tiempo.

Finalmente, cuando Julián López formuló la esperada pregunta, Mari Carmen respondió «3.000 euros» en lugar de «La tarjeta de ‘El Hormiguero'», por lo que el público estalló en un enorme sonido de decepción. «Mari Carmen te mandamos un abrazo pero no puede ser», lamentó el presentador poniendo fin a una de las llamadas más surrealistas del programa.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

Beatriz Carvajal y Victoria Abril
Pablo Motos y Pedro Sánchez