Almudena Cid hurga en la herida de Christian Gálvez con su imprevisto movimiento

Almudena Cid ha reaparecido en televisión. Y lo ha hecho ni más ni menos que en ‘Pasapalabra’, el programa en el que trabajaba su exmarido, y en donde se conocieron

Almudena Cid acudió a 'Pasapalabra', el programa que presentaba su exmarido

Poco a poco, Almudena Cid está recuperándose de su traumática separación de Christian Gálvez. Según ha reconocido ella misma, le ha ayudado mucho la terapia y el trabajo. Ahora, más de un año después de su ruptura, la deportista ya ha pasado página y está de nuevo enamorada. Este miércoles, 22 de marzo, reaparecía en televisión, pero no lo hacía en un programa cualquiera.

Y es que, Almudena Cid volvía como invitada a ‘Pasapalabra‘, el programa en el que trabajaba su exmarido durante su etapa en Telecinco, y, precisamente, el espacio en el que se conocieron cuando la actriz acudió como invitada para ayudar a uno de los concursantes. Desde aquel día, volvió en numerosas ocasiones, pero siempre con Christian Gálvez como presentador.

Hay que recordar que ‘Pasapalabra’ fue adquirido por Antena 3 y, desde entonces, está presentado por Roberto Leal; quien este miércoles recibía muy cariñosamente a la deportista olímpica. Ésta charló de todos sus proyectos, entre prueba y prueba. «La vida nos va a parar emocionalmente en algún momento», aseguró. Aunque el presentador de Mediaset está feliz junto a Patricia Pardo, a buen seguro le habrá dolido esta aparición de su exmujer en su antiguo programa. Ese concurso que un día les unió.

Las demoledoras declaraciones de Almudena Cid contra Christian Gálvez

Almudena Cid acaba de terminar su nueva novela, ‘Caminar sin puntera’, que presentará el próximo 3 de abril en su Vitoria natal. La ex gimnasta ha concedido una entrevista a la Cadena SER, donde habla de su ruptura matrimonial y de cómo lo plasma en su libro: «Creo que ya lo he superado, pero ha sido un año muy complicado en lo personal, el peor de mi vida. Escribir me ha servido de terapia, para ordenarme, colocar las cosas en su sitio y muchas cosas más. Son vivencias que suelen suceder, son habituales, pero también hay que saber superarlo».

«Me encontré devastada, rota y me di cuenta de que tenía que modificar mi comportamiento para variar la situación. Mi vida había saltado por los aires. Cuando uno se decepciona tanto, lo normal es que no estés preparada. En gimnasia igual me puntuaban mal y me enfadaba. Pero en este caso, en mi vida personal, pienso que ni siquiera he sido puntuada. Si me quedaba anclada en los por qué… no avanzaba», reconoce.

«Se me pasaron cosas terribles por la cabeza», reconoce Almudena

Pero Almudena Cid va mucho más allá, y confiesa que «igual idealicé lo que yo creía que era esa relación pero tengo claro que me confundió a mí y a todo mi entorno, fue como una bomba«. Unas duras palabras dirigidas hacia su exmarido. «He hecho terapia vigilada y tengo que decir que me ha ayudado mucho. Por supuesto, el escribir el libro me ha venido muy bien y lo de hacer teatro también. La gente me dice que saque la ira pero no me sale. Mi única preocupación durante estos meses ha sido recuperarme».

Pero todo eso ya es agua pasada: «Afortunadamente ya puedo hablar del tema notando que estoy bien. Mi familia me observa y me ve en buenas condiciones. La línea de la depresión es tan compleja que hay que tener cuidado porque la puedes pasar. Se me pasaron opciones terribles por la cabeza«. Sobre su futuro sentimental, ella lo tiene claro: «Creo que sí estoy para nuevas relaciones pero ahora la prioridad soy yo y quizás a la otra persona no le daría su lugar».

Cuando se le compara con Shakira y Piqué, Almudena Cid cree que «cada una tiene su forma artística de transitar por estas situaciones. Ella canta, yo escribo. Además, pienso que se puede facturar pero también llorar a la vez. Creo que estoy para nuevas relaciones pero necesito no confundirme», concluyó en su entrevista a la SER.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, Twitter o Instagram

Más Información

Roberto Leal y Chenoa
Orestes Barbero y Roberto Leal