Rocío Carrasco crea el mayor impacto posible con lo jamás contado de Ortega Cano sobre Jurado

Rocío Carrasco Ortega Cano
Rocío Carrasco Ortega Cano

En el nuevo episodio de ‘En el nombre de Rocío’, Rocío Carrasco ha abordado las situaciones más duras que su madre sufrió al lado de Ortega Cano

Este viernes 19 de agosto ya se puede ver en Mitele Plus el décimo episodio de ‘En el nombre de Rocío’, la segunda parte de la docuserie de Rocío Carrasco, que se centra en la apertura del testamento de Rocío Jurado, así como en los difíciles momentos que su madre vivió al lado de su marido, José Ortega Cano.

En concreto, la protagonista de la docuserie se centra en un doloroso episodio del que, al parecer, todos en la familia eran conocedores. Rocío Carrasco ha explicado el porqué su madre tenía tantas deudas y cargas. Una de ellas fue la Dehesa Yerbabuena que, aunque era propiedad de Ortega Cano, la cantante invirtió grandes cantidades de dinero, a pesar del trato que, según su hija, le habría dado su marido quien incluso le llegó a poner de patitas en la calle en más de una ocasión.

«¿Por qué se gastó tanto dinero en Yerbabuena?», preguntó la directora de la docuserie a su protagonista. Una pregunta a la que ésta respondió de forma contundente: «Porque en varias ocasiones a ella le echan de Yerbabuena. Y no la echaban de la Moraleja porque la había comprado ella».

Pero Rocío va más allá y se centra en un episodio en concreto: «Me llamó un día a las 3 de la mañana para que fuéramos a recogerla. Cuando llegué me la encontré en las escaleras de la finca con dos maletas sentada en un escalón. ‘Me ha dicho que me vaya’, me dijo». «Él sabe perfectamente que no se portó como se tenía que portar. Fue un perro. Bueno, no, por respeto a los perros, fue muy mala persona y tiene que vivir con eso», añade la ‘heredera universal’ de Rocío Jurado.

Rocío asegura que todos en su familia son conocedores de ese trato de Ortega Cano a su madre

Además, recuerda que en aquella ocasión quiso entrar a la casa para recriminárselo, pero su madre no se lo permitió, intentando quitarle hierro al asunto. «Ella se limitó a meterse en el coche y decir: ‘Vámonos, vámonos’. Eso fue estando yo. Imagínate la de veces que habría ocurrido», asegura Rocío Carrasco, dejando caer que no fue la única vez que Ortega Cano dejó en la calle a su mujer.

Por otro lado, ve conveniente explicar el por qué no denunció esa situación: «Yo, en ese momento, no tenía la capacidad emocional ni la fuerza por como yo estaba y cómo yo me sentía por todo lo que estaba pasando… Yo no podía con lo mío, ¿cómo iba a poder con lo de ella? Ella no me lo hubiera permitido».

Lo peor de todo es que, esto no es un secreto, sino que, según la hija de ‘la más grande’, conocen a la perfección todos los miembros de su familia. Y de ahí que el diestro tuviera esa carga emocional cuando fallece su madre. «Gloria Mohedano sí sabe y sabe de eso y sabe mil quinientas cosas más que a lo mejor se cree que yo no sé. Aquí sabemos todos. Todos saben lo que hay y las situaciones que se producían y quien no lo reconozca está mintiendo», sentencia Rocío Carrasco.

Asimismo, ‘En el nombre de Rocío’ recordó algunas intervenciones tanto de Ortega Cano como de Amador Mohedano en los platós de Telecinco donde hacían ver que estaban destrozadas tras la muerte de Rocío Jurado. «Es increíble el grado de cinismo», asegura Rocío, sin dar crédito a lo que está viendo. «Es increíble ver a Amador al lado de José de esa forma. Con lo que yo he visto. ¡Dios mío de la misericordia!», añadió, muy dolida.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

Sonsoles Ónega y José Ortega Cano en 'Y ahora Sonsoles'.
Ana María Aldón pasa a la acción con Ortega Cano y anuncia medidas por este detonante