La frase más dura de Ana Obregón sobre la muerte de su hijo que ha desgarrado a Bertín Osborne

El relato de Ana Obregón sobre la enfermedad y fallecimiento de su hijo Álex Lequio ha conmocionado a Bertín Osborne en ‘Mi casa es la tuya’

El relato de Ana Obregón en ‘Mi casa es la tuya‘ sobre la enfermedad de su hijo, fallecido en mayo de 2020, ha conmocionado a muchos. Un duro relato plagado de detalles que, entre lágrimas, ha compartido con todos los espectadores. «Me perdono la vida cada día«, ha sido una de las desgarradoras frases de la actriz y presentadora en su entrevista.

Nada más comenzar, la invitada le confesaba al presentador cómo abordaba una de las entrevistas más difíciles de su vida: «Estoy preparada. Han pasado, los llevo contados, 20 meses». Una reaparición, la de Ana Obregón, que ha estado medida al milímetro. Ejemplo de ello es el vestido con el que Ana ha recordado los peores momentos de su vida: «Es el vestido que me puse cuando fuimos a Italia a decirle a la familia de Alessandro que estaba embarazada. Lleva 30 años en una percha».

Poco después y antes de comenzar a narrar su duro testimonio, la protagonista de la noche dejó claras sus intenciones: «Yo no voy a ir ni de víctima ni de nada. En una historia así la víctima no somos los padres o quien haya tenido la mala suerte de vivir un cáncer. Aquí los héroes son los que han luchado hasta el final. Las víctimas son ellos. Mi hijo debería estar aquí, tenía 25 años». Asimismo, también ha puesto en valor el papel de Alessandro Lequio: «El padre siempre ha estado ahí. Un pedazo de padre».

El duro diagnóstico

En un primer momento, la actriz confesó cómo tras rodar su intervención en ‘Paquita Salas’ se encontraba en una comida siendo «la reina del flow» cuando una llamada de su hijo paralizó su vida. Tras meses de dolores, Ana decidió llevar a su hijo al hospital donde le sometieron a pruebas que detectaron finalmente el Sarcoma de Ewing. «Un cáncer muy agresivo que se da entre niños y gente joven», apuntó la bióloga.

«Estuve despierta mirándole mientras dormía. Por la mañana vino el padre y se lo dijimos. El médico nos dijo que podía ser benigno y vimos la esperanza. Hicieron una biopsia y dijeron que tardaría 10 días. Recuerdo que nos fuimos a casa y fueron diez días tremendos. Me llaman a mí y me dicen que es muy malo y muy agresivo. Ahí es cuando dije «no voy a llorar y vamos a luchar contra esto». Ahí es cuando he sido fuerte, ahora ya no. He sido fuerte cuando mi hijo lo necesitaba, ahora ya no», relató al borde de las lágrimas.

Inicio del tratamiento en Nueva York

La actriz ha revelado también el momento en el que Alessandro Lequio llegó a su casa llorando al conocer le diagnóstico le mandó a casa de su hermana a llorar. «Aquí nadie va a llorar», dijo como muestra de la fortaleza que demostró en aquel momento. Aún así, no dudó en desvelar cómo vivió aquel momento: «Te remueve la vida». En un primer momento, el joven recibió tratamiento en Nueva York: «Me fui con la biopsia de mi hijo en la maleta. Con toda la ilusión del mundo pensando que se iba a curar. Hicimos quimios de diez y doce horas en el hospital. En total hizo más de cien quimios».

Uno de los momentos más duros del espacio se vivió cuando la bióloga reveló lo que le llegó a decir su hijo durante su estancia en Nueva York: «¿Tú sabes lo que más me mata de todo? ¿Sabes lo que me llegó a decir en medio de todo? Mamá, perdóname por tener un hijo defectuoso». Asimismo, en mitad del tratamiento, la invitada desveló cómo se enteraron sus padres: «Mis padres se enteraron por la prensa… Reaccionaron fatal, pero con fuerza». Una vez que se hizo público el cáncer de Álex, fue la propia Ana Obregón la que compartió la noticia a través de sus redes sociales donde recibió gran cantidad de apoyo por parte de sus seguidores. Sobre ello, comentó: «Me conmovió tanto el cariño de toda la gente, me conmovió muchísimo porque el cariño y el amor es lo que ayuda a una persona cuando está así».

Su regreso a España

A los ocho meses, madre e hijo volvieron a España una vez que el tumor se redujo para darse los últimos ciclos. Un regreso que se vio empañado por la dureza de las quimios: «Eran durísimas. Son unas quimios que te dejan tres días que no puedes ni moverte. Te matan todo lo que son tus defensas». Tras este duro trance, en enero superó el cáncer.

Sin embargo, al cabo de siete meses tras una resonancia periódica, volvió: «Iba mirando en Internet y un día me dijo tengo un 20% de vida y yo le dije «pero qué dices, tú vuelves a hacer la quimio otra vez y otra vez se cura». Fue la única vez que se vino abajo». Tras este momento de bajón, volvieron los ciclos de quimioterapia. «El segundo nivel de quimio no hizo nada. Nosotros ingresamos a primeros de febrero en el Ruber, estuvimos un mes y medio ingresado con quimios, tuvieron que hacerle dos operaciones y empezó la pandemia», recordó.

Los últimos meses de vida de Álex

El peor momento de la enfermedad comenzó durante la pandemia cuando, tras un ciclo de quimio sin efectos, decidieron trasladarse a la ciudad condal. «El 24 de marzo, con el tema de la pandemia, me llaman siete médicos: «Ana, tememos que hablar contigo». Llamé corriendo a Alessandro y me sientan siete personas alrededor y me dijeron ‘hay poco que hacer'», fueron sus palabras. Después de este duro trance, tanto Ana como su hijo se trasladaron en ambulancia a Barcelona. «No podía ya ni comer ni nada. Aquí ya no quedaban ensayos», apuntó.

Estando ingresado, la madre de Álex relató cómo afrontó su hijo sus últimos meses: «Unos dolores terribles, no se podía ni mover, estaba lleno de tubos… Yo dormía las noches con él y no dormía. Teníamos que pedir morfina cada dos horas». Así pues, Ana no pudo evitar derrumbarse al recordar su estancia en Barcelona: «Álex siempre me quería tener cerca porque le daba seguridad. Vaya mierda Bertín, cómo sufrió. Se estará enfadando conmigo por verme llorar, lo siento Álex. Sufrió mucho Bertín, sufrió muchísimo. Lo increíble es que decía unas cosas… estaba con su padre y me dice: ‘merece la pena estar así por veros a los dos juntos'».

La frase mas desgarradora de Ana Obregón: «Álex se fue y yo me fui con él»

Finalmente, Álex falleció a los 27 años de edad tras una dura lucha contra el cáncer en la que nunca dejó de estar arropado por su familia. En palabras de Ana Obregón, así vivió sus últimas horas: «Yo seguía sin tirar la toalla. Un día que no se me olvidará, era un lunes, estaba duchándome para irme corriendo al hospital y me llamó Alessandro. 48 horas antes, me dijo: «Vamos a sedarlo para que no sufra». Era un lunes y así fue, pero él seguía sonriendo. Le sedaron y esa noche estuvimos a un lado su padre y otro yo cogiéndole la mano. Esa fue la última noche».

Y ha sido entonces cuando Ana Obregón ha pronunciado la frase más dura de la entrevista: «Álex se fue y yo me fui con él Bertín. Yo me quedé abrazada a él mucho tiempo y se lo llevaron. Ahí dejé de ser fuerte. No sé con lo fuerte que fui porque ahora no soy. Me está costando mucho».

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

Bertín Osborne y Esperanza Aguirre
María Verdoy y Bertín Osborne