Luna Ki: «No voy a ganar el Benidorm Fest porque España no está preparada para mi propuesta»

Luna Ki Benidorm Fest
Luna Ki Benidorm Fest

Entrevistamos a Luna Ki, participante del Benidorm Fest y posible representante de España en Eurovisión 2022 con «Voy a morir»

Luna Górriz, más conocida como Luna Ki, es una de las participantes del Benidorm Fest que intentará hacerse con la victoria y convertirse en la representante española en Eurovisión el próximo mes de mayo. La artista catalana de 22 años y que se identifica como Queer se presenta con «Voy a morir», un tema que habla de salud mental y con el que querrá representar al colectivo LGBTI en el escenario. En esta entrevista exclusiva, Luna Ki nos habla de su propuesta para el Benidorm Fest y del importantísimo mensaje que quiere mandar a España y Europa.

Dices que no sabías si tu música tenía cabida en Eurovisión.

Pensaba que mi música no se podía llevar a Eurovisión, pero viendo las propuestas que han llevado otros países nórdicos me di cuenta de que sí. RTVE está haciendo bien en atreverse a apostar por la música que suena en la radio, la música electrónica, la urbana, comercial…

¿En qué momento decides presentarte al Benidorm Fest?

Alguien de mi equipo se enteró y me lo comentaron. Yo llevo un año trabajando en mi primer álbum y si era hacer una canción para el Benidorm Fest pues no me hubiese dado tiempo y me hubiese negado, pero como ya tenía un montón de canciones nuevas preparadas para salir dije que vale. Cuando me dijeron que me habían seleccionado no me lo esperaba.

¿Qué supone para ti la posibilidad de representar a España en Eurovisión?

A nivel artístico me siento muy preparada porque sé cuál es mi valor. Como persona tengo mis inseguridades pero como artista sé que es lo mío, que soy joven y que me transformo en el escenario… es mi pasión. En el escenario pierdo todos los miedos y hago cosas sorprendentes. Llevar a alguien como yo a Turín sería brutal porque hay arte y cosas que representar, pero sé que hay mucha competencia a la que respeto muchísimo con otro tipo de arte y de valores que no creo que sean menos que yo.

Con el simple hecho de cómo vas vestide ya te presentas rompiendo roles de género.

Cuando me presenté ni siquiera pensé que era Queer porque no sabía cómo sería el resto de la preselección. No sabía si se iba a presentar un compañero mío que tenga un estilo parecido o si iba a competir contra baladas. Al ver las otras 13 propuestas he visto que hay variedad, pero si hay algo a la vista es que no hay personas que cuiden su estética a mi nivel.

¿Tu imagen puede llegar a restarte en España?

Creo que me suma más que me resta porque es parte de mi arte. Que haya gente que me esté juzgando o asustándose con mis looks pues allá ellos. He pasado por muchas hasta estar aquí y a día de hoy no me importa nada que a la gente no le guste mi estética. Otros países han apostado más por otras estéticas, pero nunca he visto un maricón de España subido al escenario de Eurovisión. Es algo que no entiendo porque es algo que está pasando y que hay que representar.

«Otros países han apostado más por otras estéticas, pero nunca he visto un maricón de España subido al escenario de Eurovisión»

Sería toda una novedad.

Sí, pero paradójicamente pienso y creo que no voy a ganar el Benidorm Fest porque salgo a la calle y aún hay agresiones LGBTIfobicas, por ejemplo. España no está preparada para mi propuesta. Es por esto por lo que me lo estoy tomando con calma y, sobre todo, pensando que si no gano no significa que no tenga valor sino que simplemente ahora mismo representa más a España un folclore u otra cosa y no pasa nada.

¿Te consideras una diva LGBTI?

Igual una antidiva sí por el rollo trash. Soy del colectivo, eso sí, porque a día de hoy la etiqueta con la que me defino es Queer porque es la rareza y lo menos visibilizado dentro del espectro LGBTIQ.

Te presentas con «Voy a morir». ¿Qué quieres representar con este tema?

No soy una persona pastelosa que idealiza el amor ni la vida, porque la vida es dura, es una putada y todos lo sabemos. Creo que con el momento que estamos viviendo una canción dura como «Voy a morir» es un golpe de realidad y de desahogo para mucha gente porque el sentimiento de dejarlo con alguien que tú quieres mucho o tener una relación tóxica de la que te tienes que separar es universal y creo que la tristeza es de todos.

«Voy a morir» es de mis canciones de desamor y de ruptura más fuertes.  Es una forma de vencer, de sacarte de una realidad triste que es la depresión, los problemas mentales, la dependencia y demás. Yo he sentido esto y no se lo deseo a nadie. Es por ello por lo que hago una oda a ese sentimiento del cual me estoy desprendiendo con la canción. Haber vivido el desamor extremo me ha permitido hacer esta canción.

Es importante que existan temas como «Voy a morir» que hablen de la salud mental.

Mi canción también busca visibilizar la salud mental porque hay que hablar de ella. Con el coronavirus se ha muerto mucha gente, pero los menores de 50 años han muerto más por suicidio que por la pandemia. Yo he vivido lo que es estar mal, estar bajo tratamiento e ingresada en el hospital siendo una adolescente. Muchas veces el dolor de una adolescente no se tiene en cuenta porque se piensa que es «cosas de adolescentes» y por ello no se le da el apoyo que necesita. Y lo cierto es que lo que vives y lo que sufres en esa etapa de la vida te va a perseguir toda la vida.

Puedes llegar a ser un reflejo para mucha gente.

A diario recibo mensajes pidiéndome ayuda. Tengo mucho trabajo pero intento ayudar a diario a niños que me escriben pidiéndome ayuda porque nadie les hace caso ni les toma enserio o incluso porque su familia no le acepta por ser LGBT. Si a mí se me diera la oportunidad de ir a Turín hablaría de estas cosas y si mi carrera fuese a más y tuviese más dinero montaría una asociación y un centro de acogida de menores LGBTI.

«Mi canción también busca visibilizar la salud mental porque hay que hablar de ella. Con el coronavirus se ha muerto mucha gente, pero los menores de 50 años han muerto más por suicidio que por la pandemia»

¿Te consideras activista?

Activista como tal no lo sé porque me mantengo al margen de la política, no me interesa. Desde los 15 años quiero cambiar el mundo, y al ver que los políticos no lo hacen me di cuenta que siendo artista puedo influir sobre la gente

Algunos de tus compañeros han reconocido que están pendientes de los ránquines que publican los fans. ¿Los estás mirando?

No, para nada. No hemos actuado así que no se puede puntuar bien, solo pueden valorar lo bien que les caemos en las entrevistas.

Cantasteis una estrofa en la rueda de prensa de presentación del Benidorm Fest.

Yo no canté. El día que a mí me pusieron el micrófono delante en la tele y me dijeron «canta» no me dio la gana porque no me habían avisado ni tengo la obligación. Hay gente que se lo tomó como una falta de respeto a Eurovisión y no lo era. Yo veía que mis compañeros tampoco estaban cómodos. Bajé en las encuestas desde que pasó aquello.

¿Te sientan mal las críticas?

A todos nos sientan mal. Me habían avisado de que esto iba a ser muy duro y de que me podía afectar por ser muy sensible, pero me quedo con lo positivo como cuando me colé en tendencias al anunciarse mi participación en el Benidorm Fest. Desde ese día supe que había hecho bien y de la cantidad de fans que tenía.

¿Qué nos puedes adelantar de la puesta en escena?

No quiero abanderarme de un movimiento, pero voy a representar al movimiento LGBTI. Mi equipo y yo lo vamos a dar todo, estaremos súper contentos y agradecidos venga lo que venga.

En el caso de que tú no fueras la escogida. ¿Quién te gustaría que ganara el Benidorm Fest?

A Tanxugueiras.

Sigue toda la información de El Televisero desde Facebook, X o Instagram

Más Información

Entrevista a Marlena: de su recado a RTVE por el Benidorm Fest a su opinión de Nebulossa
Iker Jiménez y Nemo